En defensa del Psicoanálisis

Escribo este artículo como una respuesta (la primera) a las durísimas y despiadadas críticas que se vienen lanzando últimamente contra el psicoanálisis desde medios muy diversos.

En concreto, me animo a hacerlo a raíz de una pseudoentrevista -que en realidad es un refrito de un artículo anterior- realizada a un psicólogo conductista que aparentemente cree poder alcanzar fama y reconocimiento convirtiéndose en una especie de Ayatola fanático que lanza fatwas con un lenguaje inspirado en Sálvame *Deluxe*.

Este señor es la musa de mi defensa pero no lo citaré ni pondré vínculo a su artículo ni a la “entrevista”. No le voy a hacer el favor. Tampoco es necesario ya que en realidad las objeciones que plantea tampoco son suyas sino que las toma del libro de Frederick Crews  “Freud: The Making of an Illusion”. Son, por otra parte, las críticas habituales sazonadas, en este caso, con un estilo chabacano.

«Freud era cocainómano, misógino, homófobo o un impostor en general.»

Sigmund Freud (1856-1939) es una figura que sigue generando airadísimas controversias. Muchas de las críticas al psicoanálisis se centran en desacreditar personalmente a Freud. Se podría simplemente descartar todas estas críticas como una falacia ad hominem puesto que el hecho de que Freud fuera una mala persona no invalidaría su teoría de ninguna manera. Sin embargo, me interesa detenerme en alguna de las objeciones que se hacen en su contra porque me parecen bastante sospechosas.

Antes de nada, paremos a pensar en lo que le exigimos a Freud. Un médico judío nacido en el Imperio Austrohúngaro que vivió las dos Guerras Mundiales. ¿Queremos que sea postmoderno, feminista de tercera ola, proLGTBIQA+ o animalista? No olvidemos que, considerando la época en la que Freud vivió, algo como la Carta a la madre de un hijo homosexual era una heroicidad.

Continuemos. Para empezar se acusa a Freud de cocainómano, cosa que es cierta. Freud fue durante un periodo importante de su vida adicto a la cocaína, droga que comenzó a consumir como un experimento por su posible potencial terapéutico. Estamos hablando de un momento en el que el conocimiento de las drogas y sus efectos sobre el cerebro y la conducta está todavía en pañales, sin embargo, a Freud se le juzga como una especie de “vicioso” que se “inventa” el psicoanálisis para poder pagarse su adicción. Es de una simpleza que asusta y redunda en una imagen estigmatizada de las personas drogodependientes como incapaces de hacer nada bueno. ¡Sorpresa! Ha habido personas adictas que han creado obras fudamentales para el arte y el pensamiento a pesar de su adicción. Una persona es más que sus adicciones y Freud era mucho más que la cocaína, la cual por cierto terminó dejando con el tiempo.

Respecto a la homofobia ya he mencionado la carta a la madre de un homosexual. Este fue un tema complejo dentro de los primeros años de la Asociación Psicoanalítica y finalmente se optó, tras la muerte de Freud por una posición restrictiva y claramente homófoba sobre todo con el traslado de poder a EEUU y el contagio de su tradicional puritanismo. No está, sin embargo, el conductismo libre de pecado en lo que concierne a la homofobia. De hecho, la terapia de conversión que TODAVÍA se practica en sitios tan extraños como Madrid (y lo digo porque me consta) es de tipo cognitivo conductual principalmente (también hay una supuesta coach enajenada por ahí a la que tampoco voy a dar publicidad).

Por otra parte decir que Freud era misógino cuando admitió desde el principio a mujeres como psicoanalistas y defendió la existencia de una sexualidad femenina que debía poder expresarse es, de nuevo, no saber poner al personaje dentro de su contexto histórico. Evidentemente Freud no podía ser une feministe no binarie del siglo XXI, pero su legado fue liberador en la época en la que se formuló, también para las mujeres. Y si se le critica por el tratamiento que dio a la histeria – hablar- ¿Qué pensaremos de los tratamientos anteriores que incluían torturas y sadismo? Naturalmente si se piensa que Freud es el “inventor” de la histeria además de desconocer la historia de la psicología se ignorará el avance que supuso el psicoanálisis para estas pacientes (que sufrían por cierto -y entre otras cosas- de lo que ahora llamaríamos trastorno disociativo y/o trastorno de conversión. Lo digo por aquellos que dicen que la histeria no existía, Persia existió aunque ahora se llame Irán).

Por supuesto Freud es un personaje que tuvo conductas muy criticables. Algunos de sus casos clínicos fueron espectaculares fracasos, robó ideas a colegas sin citarlos debidamente (famoso el caso de Sabina Spilrein o el de Fliess) y sostuvo algunos posicionamientos que a la luz de la contemporaneidad merecen ser cuestionados, revisados o incluso completamente desechados.

Sin embargo, ninguno de esos argumentos invalida el conjunto de la teoría psicoanalítica. Entre otras cosas porque no existe UNA única teoría psicoanalítica. Esto es FUNDAMENTAL y ninguno de los críticos del psicoanálisis parece querer enterarse. Tal vez porque enterarse de esto supone ponerse a estudiar a cientos de autores y perspectivas. Es mucho trabajo. Mucho mejor desacreditemos a Freud y a la técnica psicoanalítica clásica.

El psicoanálisis no es una teoría cristalizada en la muerte de Freud. Las obras completas de su fundador no son una Biblia inmutable que no haya sido desarrollada y cuestionada mil veces desde dentro del psicoanálisis. El psicoanálisis (o la psicoterapia psicoanalítica) actualmente es un paraguas que engloba a multitud de escuelas y perspectivas diferentes.

Puedo entender que la idea de que la mente no sea una calculadora y de que haya diferentes enfoques para mismos problemas sea algo que perturbe a los “discípulos de Skinner”, pero ¡hey! hay vida más allá de las ratitas.

Continuará…

¿Psicólogo, psiquiatra, psicoanalista o psicoterapeuta?

Psique es una palabra de origen griego que se puede traducir por alma, además de un concepto muy complejo Pique es un personaje importante en la mitología clásica. Esta palabra que antecede como prefijo a un buen número de profesiones hoy en día se utiliza más bien para referirse a otra entidad inmaterial pero (¿tal vez?) menos metafísica: la mente.

En todos los años que llevo dedicándome a la psicología he encontrado que existe una gran confusión en torno a las diferentes profesiones que se ocupan de la psique. Todas ellas tienen en común presentar un «psi» antecediendo al nombre. Sin embargo difieren en muchas otras cuestiones que voy a intentar clarificar de forma muy sintética.

Haciendo un recorrido histórico podemos considerar que los primeros que se ocuparon de las cuestiones del «alma» fueron los magos, chamanes, sacerdotes y también los filósofos. La psicología es, de hecho, una de las muchas hijas que ha generado la filosofía. Posteriormente, en un momento que suele situarse entre el siglo XVIII y el XIX según declinaba la importancia del mundo mágico y ascendía la estrella de la razón, los médicos comenzaron a ocuparse del alma y ha crear clasificaciones y remedios para sus afecciones. Tomaron así el testigo.

En este estado de cosas nacen los cuatro «psi»: el psiquiatra, el psicólogo, el psicoanalista y el psicoterapeuta.

El psiquiatra es un médico especializado en la salud mental. Esto quiere decir que son aquellas personas que, además de un conocimiento médico general estudian la especialidad de psiquiatría que les avala para trabajar con los trastornos mentales. En España para ser psiquiatra es necesario estudiar la carrera de medicina y realizar posteriormente una residencia en un hospital en la especialidad de psiquiatría. Los psiquiatras son los únicos «psi» autorizados a prescribir psicofármacos.

El psicólogo es un profesional formado en el conocimiento de la mente. Estudia los diferentes procesos mentales, la forma en la que pensamos, sentimos, percibimos, recordamos, etc… La psicología tiene una rama dedicada al conocimiento de las enfermedades mentales -la clínica- que se aproxima a la psiquiatría, pero también comprende otras áreas como la educativa, la social o la industrial. Para ser psicólogo en España es necesario estudiar la carrera de psicología en la universidad. Más adelante lo habitual es la realización de algún tipo de estudio más específico que ayude a delimitar el campo de trabajo según el contexto en el que el psicólogo desee desempeñar su actividad profesional.

El psicoanalista es un psiquiatra o psicólogo que ha seguido una formación específica en psicoanálisis. El psicoanálisis es una corriente de pensamiento y una técnica de intervención que nació en la Viena de principios del siglo XX de mano de Sigmund Freud. Como paradigma para entender al ser humano ha tenido mucha resonancia en el arte, la literatura y la antropología occidental. En lo que respecta a la psicología es una de las teorías más importantes que se han utilizado para intentar explicar la mente, dispone además de un método y tratamiento propio. Además ha tenido una historia compleja pudiendo encontrarse hoy en día muy variadas corrientes dentro del psicoanálisis que, tomando unos presupuestos básicos, miran la psique desde diferentes perspectivas. Dicho esto y a pesar de su relevancia, el psicoanálisis no ha estado nunca exento de controversia y hay que tener presente que pueden encontrarse psicólogos y psiquiatras que sigan otras concepciones de la mente como por ejemplo la humanista o la cognitivo-conductual.

Por último, un psicoterapeuta es un profesional que aplica las herramientas de alguna de estas corrientes (psicoterapia psicoanalítica, cognitivo-conductual, humanista, gestáltica, etc) para el tratamiento de enfermedades mentales, el crecimiento personal o la solución de problemas en sus pacientes/clientes. La psicoterapia en España legalmente no está regulada y por tanto un psicoterapeuta no tiene necesariamente que ser psicólogo o psiquiatra, aunque lo más frecuente es que lo sea.

Aparte de los profesionales del prefijo «psi» nos encontramos en muchas ocasiones con otros que se encuentran en zonas fronterizas y generan muchas dudas.

El neurólogo se ha convertido con el tiempo en una figura de referencia para algunos trastornos en los que se ha demostrado que existe una base neurológica como algunos trastornos relacionados con el envejecimiento y otros de carácter más polémico. Lo que es un hecho es que cada vez ocupan un espacio mayor en la ecuación tomando terreno que antes pertenecía en exclusiva a los psiquiatras.

El terapeuta es una figura que genera mucha confusión. En realidad suele ir acompañado de un apellido (gestáltico, integrativo, tántrico y un larguísimo etc). En este caso podemos encontrar todo tipo de profesiones con objetivos, ética y formación radicalmente diferente en cada caso. En realidad la clave para saber con qué tipo de profesional nos encontramos suele estar en el «apellido».

Un caso particular que utiliza un nombre con apellido similar es el terapeuta ocupacional. Se diferencia de los demás en que cuenta con formación universitaria específica. Suelen ser profesionales orientados principalmente a las personas con discapacidad.

El coach ha sido la última incorporación a la plantilla. Inicialmente con una orientación claramente empresarial el concepto se ha extendido hasta límites insospechados. Como en el caso de los terapeutas agrupa bajo su paraguas a una miriada de profesionales de diferente experiencia, formación y capacidad.

Por supuesto si tienes dudas al respecto de un profesional siempre puedes preguntarle a él o pedir información sobre su formación, colegiación, etc. Y recuerda, aunque esté todo en regla, no siempre damos con la persona adecuada a la primera. A veces hay que seguir buscando, de eso se trata el camino.

Volver a empezar

Pedro J. Ramírez y Ágatha Ruíz de la Prada hace un tiempo rompieron su relación de pareja. La crónica rosa española se sorprendió. ¿Cómo es posible este divorcio tres meses después de tomar la extraña decisión de casarse?

Después  de haber atravesado más dificultades de las que una pareja normal suele enfrentar y cuando ya parecía que lo que se aproximaba era la tranquila vejez y los nietos correteando, la crédula y sorprendida Ágatha se encuentra soltera (y enfadada) otra vez.

En los divorcios el elemento económico parece fundamental. No es barato divorciarse ni mantener más de un núcleo familiar. Así vemos, una vez más, la determinante relación entre la estabilidad matrimonial y la bonanza económica. La pobreza une muchas veces por necesidad. No hay más que ver el precio del alquiler en Madrid. Cada vez menos personas pueden ser solteras empedernidas.

volver a empezar

En el caso de Ágatha y Pedro J. la cuestión económica, evidentemente, no es un problema. Simplemente se ve que él se ha enamorado (de una mujer más joven, eso sí). Estas cosas suceden y a todas las edades. El amor no es un privilegio exclusivo de la adolescencia, aunque fructifique con mucha pasión en esa época. Esta es una lección importante. Muchas personas consideran que con la edad el corazón (y los genitales) se secan, pero nada más lejos de la realidad. El amor puede existir más allá de los 65, en ocasiones generando graves tensiones en parejas preexistentes de larga duración. Es una buena reivindicación plantear estas cosas pues en ocasiones la soberbia de la juventud reinante ignora la vida emocional de sus mayores.

Con bastante frecuencia en este tipo de rupturas maduras participa una tercera persona, en ocasiones (muchas) bastante más joven. ¿Es el espejismo de la juventud que atrapa al marido o la esposa? ¿La posibilidad de vivir una segunda oportunidad?

El que se va -enamorado- lo tiene más sencillo. Tendrá que construir una vida nueva y reestructurar su agenda de amistades, tal vez en ocasiones lidiar con la culpa y los reproches del abandonado y otros miembros de la familia que pudieran aliarse con él.

El gran peso, sin embargo, queda para el que es abandonado. Cuando el amor troca en odio la ira anima al corazón durante un tiempo y existe el riesgo ¿o la suerte? De acabar como en “El club de las primeras esposas”. Pero tarde o temprano el odio acaba y queda la soledad.

Ese es el momento de volver a empezar. Después de un divorcio maduro las amistades y los miembros de la familia pueden sostener durante un tiempo el ánimo y es muy importante apoyarse en el círculo social cercano para reconstruir la vida.

Las horas muertas y la abundancia de tiempo para uno mismo puede ser un problema pero también una oportunidad. Es la ocasión de encontrar nuevas aficiones y oportunidades de crecimiento personal, el cultivo de aquello para lo que nunca se tuvo tiempo.

¿Y una nueva pareja? A veces, por venganza o por desquite, se busca con celeridad un nuevo acompañante. No suele ser una idea muy acertada. Es necesario tomarse un tiempo para el duelo y cerrar la herida en la autoestima y en el apego. El otro riesgo los constituye el miedo. Algunas personas se incapacitan para volver a amar ante la traición sufrida. Temen que les suceda lo mismo y la paranoia no permite que ninguna potencial pareja pase de un par de citas.

Por todo esto es muy importante elaborar el duelo. Y si después del duelo el amor termina por aparecer, hay que decir «bienvenido sea» y asumiendo el riesgo volver a empezar.

«La Llamada»: La película que contiene la solución a todos los problemas del mundo

El mundo del blanco y el negro

En el mundo de Trump la equidistancia no es posible. Lo hemos visto (lo estamos viendo) con mucha claridad en el conflicto que se desarrolla estos días en Cataluña. La sociedad ha sido dividida sin piedad entre aquellos que desean la independencia y los que optan por la permanencia en España.

Cada miembro del otro grupo es el enemigo. Este es, por supuesto, el primero de los efectos secundarios del nacionalismo. Pero no es un fenómeno exclusivo de este. De hecho, cada día lo vemos más y más relacionado con los conflictos y situaciones de lo más diverso. Las posiciones políticas, los marcos ideológicos, los sentimientos religiosos también se encuentran en un proceso inexorable hacia la rigidez, hacia la intolerancia de ese “otro” diferente que es mi enemigo.

¿Y tú de quién eres?

Es este mundo nuevo (y paradójicamente tan viejo) de blancos y negros, donde el gris está proscrito, es preciso escoger una alternativa y posicionarse. No hacerlo es visto como algo sospechoso. Los predicadores de la confrontación afirman que la tercera vía no existe y azuzan a los perros de la guerra. Pues es la guerra el resultado inevitable del camino que hemos tomado y hay muchos tipos de guerras.

Pero ¿Cómo hacíamos antes? ¿Cómo podía suceder lo que ahora parece imposible? Hace no mucho tiempo convivían en Medio Oriente miembros de las tres religiones del libro. Hace muy pocos años los ingleses se adherían entusiastas a la Unión Europea. Hace aún menos años Obama ganaba las elecciones en EEUU y Cataluña disfrutaba de un clima político y social normalizado.

¿Qué ha sucedido para acabar con el gris?

La radicalización

De entrada ha sucedido la crisis económica. El aumento terrible de la desigualdad, la pérdida imparable de servicios sociales, trabajo y bienestar de los ciudadanos les han llevado a la búsqueda de un enemigo al que culpar. Un chivo expiatorio con cuya muerte debe mágicamente terminar el padecer de las gentes de bien. Este chivo puede tomar, según el caso, muchos rostros: las minorías raciales, los inmigrantes, las mujeres, los homosexuales, la Unión Europea, España. Cuanto más genérico mejor.

Este enemigo servirá para concentrar la responsabilidad de todos los problemas y cargar con el peso de la culpa. Quién esté con el chivo es también automáticamente convertido en el enemigo y si el daño que se atribuye al chivo es grande los argumentos para acabar con él serán también grandes y se extenderán en forma de marginación y violencia a aquellos que sostengan una postura cercana al enemigo.

Pero este enemigo nos aleja de la solución pues es frecuentemente creado por aquellos que son los verdaderos culpables. La percepción del otro como un enemigo nos hace imposible el perdón, la reconciliación o el diálogo.

La Llamada

En medio de este panorama voy a ver una película española: La llamada. Llevo bastantes expectativas puesto que he visto ya la serie “Paquita Salas” de los mismos autores y me ha parecido genial. Sin embargo lo que me encuentro es mucho mejor que genial. Más aún por la falta evidente de pretensiones que presenta la película.

***Atención a partir de aquí puede haber Spoilers***

“La llamada” relata la historia de una chica a la que en un campamento de monjas se le aparece el mismísimo Dios.

De entrada el argumento parece que solo puede desarrollarse en dos direcciones:

Por un lado podemos encontramos ante un panfleto religioso en el que María – la protagonista- es una niña santa de bondadoso corazón que a través de sus interminables oraciones alcanza la gracia en medio de amables monjas y asombrados familiares. La otra opción es el panfleto antireligioso: Una película en la que María es una niña martirizada por monjas y familiares que termina por volverse loca y teniendo una alucinación. El blanco y el negro.

Lo maravilloso de la película es que no es ni una cosa ni la otra. Va más allá y se sumerge en el gris. Mucho más peligroso en los tiempos que corren. Mucho más difícil. No hay monjas santas ni terroríficas, por ejemplo. Hay monjas humanas. Las chicas son reales también. Escuchan reggaetón, tienen un grupo y les gusta ir de fiesta y Dios… Dios no condena, canta, se ríe y acepta.

Y así nace un nuevo mantra que es una especie de mezcla entre “sigue a tu corazón” y “Hakuna Matata”.

Lo hacemos y ya vemos.

La película es una oda a seguir el camino de nuestro deseo sin dañar al otro. Se nota que está realizada con cariño, con ilusión y con una cierta ingenuidad que en este caso es maravillosa.

Esta película contiene el misterio de la cura para los males de este mundo. Pasa un día sin Redes sociales y sin televisión y vete al cine a ver “la llamada”. Date cuenta de cómo es posible encontrar un punto de encuentro entre dos cuestiones que parecían irreconciliables –la liberación sexual y la vocación religiosa-, libérate de tus dogmas, sean cuales sean y persigue tu deseo sin dañar a nadie (a ti o al otro).

Huye del blanco y del negro, la verdad suele vivir en el gris y la felicidad también.

El planeta de los pulpos

Como sabrán los menos especistas de nuestros lectores el ser humano no es la única criatura inteligente que habita la Tierra. Por otro lado, si puede nuestra especie presumir de ser la más exitosa en cuanto a dominio (y destrucción) del medio se refiere.

Nuestras ciudades, infraestructuras, sistemas de comunicación y conocimientos no tienen parangón en el mundo animal, pese a lo cual aún no hemos conquistado la frontera final, es decir la muerte. Seguimos sometidos a su imperio y somos, como los dinosaurios, susceptibles de desaparecer.

Por eso de vez en cuando conviene observar a nuestro alrededor y echar un vistazo a aquellos animales que algún día podrían sustituirnos como especie dominante si algún desafortunado incidente llegase a terminar con nuestra hegemonía (suponiendo, naturalmente, que tal evento no terminase con toda la vida en la tierra).

Cinco diferentes candidatos se alzan con el mayor número de papeletas.

Los grandes simios

Esta es la primera respuesta obvia sobre todo para aquel que esté familiarizado con las diferentes sagas de “El Planeta de los Simios”.

mono

Gorilas, orangutanes, bonobos y especialmente los chimpancés serían sustitutos muy plausibles. Es de esperar que los chimpancés se alzasen con el triunfo puesto que sus sociedades muestran rasgos muy similares a aquellos que probablemente hicieron triunfar a los antiguos sapiens. Son colaboradores, viven en comunidades, hacen la guerra, ejercen la violencia por placer, son capaces de desarrollar estrategias y de comunicarse y construyen “culturas” diferenciadas propias de cada grupo.

Un mundo muy diferente sería el planeta de los simios bajo el gobierno de los pacíficos y lujuriosos bonobos, gobernados por matriarcas.

¿Podría en este mundo hipotético y por una vez el amor vencer a la guerra?

Los delfines

Otra de las respuestas más evidentes. Un mundo gobernado desde el mar sería un cambio de perspectiva muy interesante y tal vez necesario.

delfin

Sabemos que la inteligencia de los delfines es muy grande aunque es difícil medirla en toda su complejidad por la falta de manos con pulgares oponibles de estos cetáceos.

Su manipulación de objetos es muy limitada y siempre se ha pensado que esta es una de las características que hizo desarrollarse al cerebro humano. Por otra parte los delfines muestran conductas muy complejas, un sistema elaborado de comunicación, estrategias de alto nivel para la pesca y conductas prosociales de variada naturaleza.

Los loros y los córvidos

Las aves no pueden quedar fuera de esta ecuación. Vivimos en un mundo mamífero, por supuesto, sobre todo si consideramos la tierra firme. Las aves controlan, sin embargo los ecosistemas aéreos. Ellas son las herederas de los dinosaurios o tal vez directamente son los dinosaurios que sobrevivieron a la extinción masiva.

loro

En cualquier historia de ciencia ficción esto las situaría como candidatas fantásticas para reclamar el mundo que perdieron. Podemos imaginar ejércitos de aves resentidas revelándose contra el imperialismo mamífero al estilo de “los pájaros” de Alfred Hitchcok.

¿Quiénes serían los generales de este implacable ejército emplumado? No les quepa duda: Cuervos y loros, con sus potentes cerebros y sus estridentes voces gritarían sonoras órdenes a sus batallones y arengarían en busca del poder. Sería un mundo ruidoso, en eso no cambiaría mucho del actual.

Los pulpos

Por todos en España es conocido el pulpo Paul y su pericia futbolística. Sin embargo, los pulpos saben hacer muchas más cosas que quinielas.

pulpo

Son el invertebrado más inteligente a notable distancia del resto, de hecho son capaces de manipular objetos y resolver problemas complejos. Piensa en esto la próxima vez que tomes un pulpo a la gallega.

Recientemente se han descubierto en el Océano Pacífico asentamientos de pulpos que viven en comunidad. Algo insólito puesto que se pesaba que estos eran animales solitarios. Estas ciudades de pulpos han sido denominadas por sus descubridores como Octopolis y Octlantis (en inglés pulpo es “octopus”), o sea, pulpópolis y Pulplantis en español. Por ahora estas urbes son pequeños conjuntos de rocas y conchas ¿Quién sabe qué pueden llegar a ser bajo la hegemonía de los pulpos?

Los perros

Los perros podrían sustituirnos por un motivo muy sencillo: son el mejor amigo del hombre. Llevan siglos observándonos y viviendo con nosotros, son muy numerosos y conocen nuestros puntos débiles y nuestras fortalezas. Han aprendido a manipularnos y a querernos.

perro

Lo que es seguro es que si los perros nos sustituyesen querrían a su vez tener perros. Por lo que un futuro gobernado por perros sería algo así como un mundo Disney en el que Goofy saca a Pluto a pasear.

¿Condenados a la psicopatía?

¿Qué ocurre cuando nacemos en un ambiente decididamente marcado por la psicopatía?

Recientemente nos hemos encontrado con dos impactantes noticias que podrían ser los dos lados de un mismo espejo. Las dos han tenido lugar en Italia con la Mafia como telón de fondo.

En la primera historia, María, una joven perteneciente a uno de los importantes clanes de la Mafia calabresa, se suicidaba como consecuencia del rechazo social provocado por su apellido. María se graduaba con buenas calificaciones en la Universidad de Reggio Calabria, sin embargo al comunicar a su novio y amigos quién era, estos decidieron no asistir a su graduación. Tan fuerte fue el peso del rechazo social que María se quitaba la vida seis meses más tarde. La historia es particularmente desoladora porque María había decidido vivir una vida diferente a aquella que tenían sus familiares, marcada por estancias en la cárcel, muertes, crimen y violencia.

La segunda historia la hemos conocido esta semana y muestra la cara opuesta. En ella, el joven Alex de 15 años asesina a punta de pistola a su amigo Francesco de 19, a causa de un like en una foto de facebook de la novia del primero. Da la casualidad de que Alex es hijo de un capo de la ‘Ndraguetta, la misma organización criminal con la que estaba relacionada la familia de María.

Estas dos historias nos llevan a la pregunta que se planteaba al principio. ¿Qué sucede cuando una persona nace en u ambiente en el que la psicopatía es la norma? ¿Es posible escapar y tener una vida normal o estas personas están condenadas a repetir los errores de sus familiares?

Por desgracia, en la mayoría de los casos resulta muy difícil escapar de un ambiente criminal sin tener perturbada de alguna manera la percepción del bien y del mal o sin asumir un gran conflicto interior.

psicopatía

Los orígenes de la psicopatía no están claros. Parece que existen determinadas estructuras neuronales que están estructuradas de forma diferente en aquellas personas que será psicópatas, sin embargo estos datos vienen en su gran mayoría de estudios realizados después de la muerte o después del crimen y no existen medidas realizadas en la infancia que permitan contrastar si se han producido cambios en la estructura cerebral o si esas características que determinan la psicopatía estaban ya presentes desde el nacimiento. Sabemos que el cerebro es plástico y no se mantiene inalterado por lo que nuevos estudios de tipo longitudinal serán precisos para esclarecer este asunto de forma definitiva.

Si aceptamos la hipótesis cultural, por la que yo me inclino, encontramos en los casos descritos varios elementos que generan una gran confusión en el niño. Estamos hablando de familias en las que el crimen y la violencia están justificados, pero en las que, al tiempo, existen relaciones afectivas entre sus miembros y conductas que podrían calificarse como «morales» o de apoyo mutuo. En definitiva, la eterna contradicción que a tantos ha fascinado en las películas dedicadas a este tema, como «el Padrino».

Se genera, de esta forma, en el núcleo familiar un código moral diferente a aquel que rige en el resto de la sociedad. Los niños nacidos en estas familias crecerán con gran confusión cuando sean capaces de comprender la contradicción. Algunos aceptarán este código como válido, como es el caso de Alex, mantendrán la importancia del honor y el derecho a asesinar a aquel que ose interponerse en el camino de su deseo. Otros, como María, buscarán la alternativa contraria, intentarán huir del ambiente familiar y buscarán una vía de desarrollo personal diferente a aquella que dicta el código de la familia en la que han nacido. Esto supone un esfuerzo extraordinario y un conflicto interno muy importante porque implica, no solo una confrontación directa con todo el orden normativo familiar sino también el rechazo de un código moral que se nos ha inculcado desde niños y la «traición» de este código en pro de una vida que se rija por la moral existente fuera de la familia.

mafia

Por este motivo el caso de María es especialmente triste. Ella realizó una proeza, se enfrentó al código moral de su familia, buscó ser una persona distinta de aquella que estaba predestinada a ser. Sin embargo la sociedad no perdona, no olvida tan fácilmente a sus muertos y es natural. El miedo es muy poderoso. María lo sabía y por eso no reveló su identidad hasta que estuvo segura de que sería aceptada, de que encontraría el apoyo que necesitaba. Se equivocó. Ella daba la espalda a su familia y el mundo le dió la espalda a ella. Entre dos tierras María se quitó la vida.

Seguramente habría bastado una persona que le diese esperanza y María se habría liberado de su condena. La mayoría de las personas que nacen en condiciones como estas repetirán las conductas de sus padres, pero una pequeña porción buscará la luz.

A ellos debemos tenderles la mano.

 

 

Auroville ¿La ciudad del futuro?

Debería haber en alguna parte sobre la tierra un lugar que ninguna nación pudiese decir: «Es mío»; donde todo ser humano de buena voluntad que tuviera una aspiración sincera pudiera vivir libre como ciudadano del mundo y obedeciendo a una sola autoridad, la de la suprema verdad; un lugar de paz, de concordia, de armonía donde todo instinto de lucha en el hombre fuera usado exclusivamente para vencer la causa de sus sufrimientos y sus miserias, para superar sus debilidades y su ignorancia, para triunfar sobre sus limitaciones y sus incapacidades; un lugar donde las necesidades del espíritu y el interés de progreso prevalecieran sobre la satisfacción de los deseos y las pasiones, de la búsqueda de placeres y de goce material.

¿Qué es Auroville?

Auroville

Así empieza el sueño se Auroville, como se describe en su página web . Pero ¿Qué es Auroville? ¿El sueño de un millonario filántropo ruso? ¿Una utopía descrita por algún autor de principios del siglo XX?

Nada de eso. Auroville es una ciudad de pequeño tamaño situada en la India, en el estado de Tamil Nadu. Este lugar no es una más de las miles de pequeñas ciudades que pueblan el subcontinente indio. Auroville fue fundada en 1968 por Mirra Alfassa, discípula de Sri Aurobindo con la idea de ser un lugar en el que imperase un modo de vida diferente. Una sociedad en la que todos pudiesen estar unidos en la diversidad bajo las enseñanzas de Aurobindo y Alfassa.

mirra alfassa

Aurobindo, uno de los líderes espirituales de oriente que más impacto ha tenido en el mundo occidental es considerado por los residentes de Auroville como un inspirador de su ciudad, que de hecho toma su nombre en un juego de palabras en el que Auroville sería al tiempo la ciudad de Aurobindo y la ciudad de la aurora (en francés). Mirra Alfassa, conocida como «la madre» por sus seguidores, fue una francesa que se convirtió en una de las más estrechas colaboradoras del gurú. Durante años estuvo al cargo del ashram de Aurobindo que la consideraba como a una igual. Ella fue la lider de Auroville desde su fundación hasta su fallecimiento en 1973.

Auroville fue diseñado en origen con la forma de una galaxia, aunque con posterioridad se desarrolló de forma orgánica sin respetarse la idea original, a excepción del centro de la ciudad: el Matrimandir, una esfera dorada cuyo interior fue concebido como un lugar de recogimiento y conexión con la divinidad. En la actualidad ha desarrollado una fórmula administrativa particular bajo la fundación Auroville y es dirigida por varios órganos de gobierno en los que participan los residentes de la ciudad. Su población oscila en torno a los 2500 habitantes de más de 30 nacionalidades diferentes.

La ciudad se rige por la carta de Auroville (una suerte de constitución para la ciudad) creada por Alfassa, los cuatro principios de la carta son los siguientes:

Auroville no pertenece a nadie en particular, Auroville pertenece a la humanidad en su conjunto, pero para vivir en Auroville hace falta ser servidor voluntario de la consciencia divina.

Auroville será el lugar de la educación permanente, del progreso constante, y de la juventud que nunca envejece.

Auroville quiere ser el puente entre el pasado y el futuro. Aprovechando todos los descubrimientos exteriores e interiores Auroville se lanzará audazmente en el futuro.

Auroville será el lugar de una investigación material y espiritual para dar una manifestación viva a una unidad humana concreta.

¿Qué hay que hacer para vivir en Auroville?

Auroville

Si quieres convertir Auroville en tu nueva ciudad tendrás que trasladarte allí por tres meses como un voluntario. Después de estos tres meses puedes quedarte durante un año y medio como periodo de prueba. A partir de ese momento puedes ser considerado un auroviliano y se te recomienda que busques una ocupación por la que serás remunerado, además de una casa en alquiler. También puedes construir tu propia vivienda, pero eso requiere un desembolso mayor. En Auroville por el hecho de ser residente cuentas con el acceso a multitud de servicios: médico, escuela, clases de yoga, etc… Al más puro estilo socialdemócrata, vamos.

Muchos residentes van a Europa o América la mitad del año para huir del calor de la estación seca y, al mismo tiempo, poder costearse su estancia en Auroville, o tal vez para vivir en la civilización de la que huyen durante un periodo cada año. De vuelta a sus países de origen dónde encontrarán todos los horrores y comodidades de la sociedad capitalista de consumo.

Lo que si parece recomendable antes de decidir trasladarse a un lugar como Auroville, o a cualquier comunidad de tipo «espiritual» es conocer el pensamiento de su fundador, así la lectura de los textos de Sri Aurobindo y Mirra Alfassa sería fundamental para saber si este es el sitio adecuado. En cualquier caso, siempre puedes hacer una visita a esta curiosa ciudad si pasas por Tamil Nadu y visitas la cercarna y hermosa ciudad de Pondicherry.

Mientras tanto la ciudad seguirá con su experimento innovador. El ideal de Auroville busca la autosuficiencia, el autoabastecimiento, el equilibrio. Por ahora parecen metas complicadas. La producción de alimentos se encuentra todavía muy debajo de lo necesario para sustentar a toda la población, sin embargo se siguen buscando nuevas fórmulas y tal vez en este asunto la tecnología, si la aceptan, les eche una mano.

Un sueño hippy, antisistema, revolucionario, loco… Al final de todo esto uno sigue haciéndose la misma pregunta ¿Qué es Auroville? ¿Una utopía imposible que nunca será autosuficiente? ¿Un grupo de locos jugando a la aldea global? ¿O la primera ciudad de un nuevo mundo?

Más información en www.auroville.org

La mirada sucia

Hoy me siento divertido y con ganas de hablar de un tema ligero.

Durante la primera temporada de Los Serrano, cuando la serie aún tenía algún sentido, había una cosa que no se cansaban de repetir los protagonistas -Tienes la mirada sucia-. Se referían con esta expresión a ver más allá de lo real que sucede en una situación, sobre todo cuando la mirada va cargada de contenido sexual. «La mirada sucia»es pues una buena forma de referirnos a todas aquellas proyecciones de índole sexual que colocamos en cuestiones que supuestamente están desprovistas de este contenido.

Pero ¿Cuándo es más frecuente encontrarnos con la mirada sucia? Esta mirada puede parecer especialmente habitual en casos previamente predispuestos a ello. Un caso paradigmático sería el de los censores. Aquellas personas cuyo trabajo es censurar los contenidos de una obra están predispuestos a encontrar contenido censurable, sobre todo en algún tipo de obras o autores.

censura

La mirada sucia va de la mano con la represión sexual y con la inmadurez sexual. Estos son dos conceptos muy diferentes, en el primer caso se conoce el poder del sexo, aunque no se haya experimentado nunca de manera completa o satisfactoria. Estas personas están dominadas por el sexo y la represión de su deseo solo aumenta este dominio.

Las personas sexualmente reprimidas, pero que albergan un deseo sexual inconsciente pueden manifestar conductas o emociones de rechazo hacia todo aquello que parezca poseer un contenido de tipo sexual, sobre todo cuando el contenido esté relacionado con el deseo reprimido. En la época de la censura de las películas de Hollywood se dieron casos muy ridículos. El más famoso es la censura de Mogambo, película en la que para evitar mostrar un adulterio se prefirió que contempláramos un incesto entre dos hermanos.

Frolo mirada sucia

En el caso de la inmadurez sexual, por el contrario, el deseo sexual se presenta de manera infantil por una cuestión de falta de desarrollo madurativo físico o psíquico. Como sabemos no nos despertamos de la noche a la mañana completamente sexuados sino que atravesamos un proceso. Durante este proceso es posible que no seamos capaces de captar insinuaciones sexuales muy claras o también todo lo contrario. Sería el caso del adolescente que interpreta cualquier elemento en clave sexual, aún cuando nada tenga que ver la cuestión con el sexo.

Un tema interesante resultaría de plantearnos si en la actualidad se ha agudizado nuestra mirada sucia o si por el contrario se está relajando. ¿Estamos entrando en una nueva época de puritanismo?

Hagamos un experimento y veamos 5 vídeos antiguos que tal vez te hagan sentir que posees la mirada sucia.

1. King Knog y Jessica Lange: El mono sopla y soba a Jessica con una cara que lo dice todo. ¿Sería posible (o deseable) una escena parecida en las últimas versiones del clásico?

2. Sailor Moon: Es más fácil engañar a la mirada sucia cuando hay contenidos que, para nuestra mente occidental serían inconcebibles en series infantiles. Un caso clásico sería Sailor Moon. Desnudos, lesbianismo o travestismo son algunas de las cuestiones que aparecían de manera más o menos velada en la serie.

3.Los japoneses han sido expertos en este asunto. Hay que reconocerlo. Es bastante increíble que Chicho Terremoto fuese una serie emitida en horario infantil si atendemos al siguiente fragmento.

4. El doblaje también puede hacer que la mirada sucia se desate. En concreto el de la guerra de las galaxias arrancó risas en el cine.

5. La mejor de todas las miradas sucias es aquella que no tenías hasta que alguien te lo hizo notar. Mi favorita y confirmada por el guionista Gore Vidal es la de Ben Hur. Un drama gay de celos y despecho escondido bajo una fábula moralizante. En fin, esto es lo divertido de la mirada sucia. Todos la tenemos de vez en cuando y en ocasiones hacemos muy bien en tenerla porque nuestras sospechas tal vez solo nos están mostrando la verdad.

https://www.youtube.com/watch?v=LzywlPxkbGM

Donald Trump y Meryl Streep (O la lucha entre el Ello y el Superyo)

meryl devil1. Meryl Streep

En su discurso en los Globos de Oro, Meryl Streep hacía una crítica muy pertinente que se refería a la ejemplaridad. Daba en un clavo que se puede y debe aplicar a todos aquellos que son referentes sociales, especialmente a los que lo son a raíz de un proceso democrático.

Se refería más específicamente a aquella desagradable ocasión en la que el presidente electo de EEUU, el señor Trump se burló de un periodista con diversidad funcional en el curso de una arenga política.

Y señalaba una cuestión fundamental: Aquellos que son referentes para otros deben cuidar sus declaraciones y acciones porque con ellas legitiman las declaraciones y acciones de otros. Así, como ella dijo, la violencia legitima la violencia y las faltas de respeto legitiman las faltas de respeto.

De un tiempo a esta parte hemos venido observando en prácticamente todos los ámbitos políticos una elevación del discurso. Este no es un fenómeno exclusivo de Donald Trump o del Brexit. Campa a sus anchas por toda Europa legitimando en muchas ocasiones el odio, la violencia, el abuso, etc…

Estamos asistiendo, en definitiva, a la ruptura de algunos tabúes que llevaban entre nosotros desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

¡Y qué rápido nos estamos acostumbrando!trump

2. Donald Trump

En el reverso de esta tendencia hay otra, diametralmente opuesta, que indaga con afilada lupa en toda palabra digital o impresa a la búsqueda del lugar dónde ejercer la corrección política.

Esta es la gran paradoja: en el momento en el que los tabúes se sostenían, el espacio para la libertad del chiste, por ejemplo, era mucho más amplio.

Hoy -rotos muchos de estos tabúes- nos encontramos atrapados entre aquellos que se declaran enemigos de la corrección política para expresar ideas que la historia reciente demuestra muy peligrosas y esos otros que, como adalides del tabú, cargan contra cualquiera que no se mantenga dentro del marco roto de lo que está prohibido expresar.

Uno siente casi la tentación de comportarse como el señor Trump ante esta presión constante hacia la corrección. Se percibe el deseo de opinar libremente cualquier barbaridad, de agredir sin consideración, de insultar, de expresar el demonio con libertad.

Libertad para ser un cabrón ¿Por qué no?

Libertad para decirle a Meryl que es una pesada sobreactuada y que burlarse de una persona con discapacidad no es tan grave.

3. El Superyó y el Ello

donald trump meryl streep

Estamos cayendo aquí en la trampa del Ello y el Superyó.

Trump, como el Ello, desea expresarse libremente, sin cortapisas. Meryl, encarnando al Superyó, le censura. Lo que provoca la reacción agresiva de Trump que, reincidiendo en su no-ejemplaridad, insulta a la actriz en Twitter.

La paradoja es que cuanto más fuerte es el Superyó más fuerte es el Ello. Cuanto más agresiva es la fuerza de la censura más potente será el deseo de liberarse de ella.

Con Trump poco se puede hacer, pero ¿Qué hacer con aquellos que sufren más esta falta de ejemplaridad? Me refiero a los niños, aquellos que están en pleno desarrollo moral.

Es importante huir de posturas censoras y represivas. Buscar la tercera vía.

La ley debe existir, igual que debe existir el deseo. Pero hoy sabemos que en la educación el amor funciona mejor que la ley.

Educar en libertad de pensamiento, palabra, obra y omisión. Libertad también para ser un cabrón, pero sin olvidar el empleo de la fuerza del amor. Con el empleo del poder del amor los educadores y los padres pueden construir sujetos libres, buenos y comprometidos, que entiendan porque es inadmisible burlarse de la discapacidad de alguien sin necesidad de la reprimenda de Meryl Streep.

Los padres y los educadores solo necesitan tres cosas:

Vocación, tiempo y recursos.

La primera depende de ellos y está en sus manos realizar el adecuado análisis de conciencia antes de ser padres o dedicarse a la enseñanza.

La segunda y la tercera dependen de otros factores. No basta en nuestros políticos que sean políticamente correctos. Son necesarios cambios en la esfera de la realidad que hagan que la famosa conciliación sea posible, que doten de recursos a las escuelas y que construyan planes educativos basados también en el aprendizaje moral. Un aprendizaje moral desideologizado es posible y una de sus premisas sería sin duda que está mal burlarse de una persona imitando su discapacidad.

La concepción del sujeto como un recurso económico, la idea del niño como una inversión para sus padres, en definitiva el sujeto del discurso capitalista nos lleva solo hacia la psicopatía.

Estamos construyendo un mundo de psicópatas, no nos debe extrañar verlos dirigiendo naciones o empresas.

Los ingredientes están claros. Tanto para el estallido del Ello salvaje como para la instauración de un Superyó sádico. El camino que estamos tomando es muy peligroso.

Solo los educadores -la denostada casta del profesorado- nos puede salvar, pero necesitan armas para luchar ¿Estamos dispuestos a dárselas?

El dragón es poderoso y necesitan ayuda.

¿Se la daremos?

 

Enrique Schiaffino

Psicólogo colegiado en Madrid

 

*Este texto está inspirado en recientes acontecimientos y de forma parcial en la lectura de «Problemas en el paraiso» de Slavoj Zizek.

La perfección: Un negocio muy rentable

“Es solo un retoquito en la nariz. Un pequeño aumento de pecho. Un tratamiento con ácido hialurónico. Unos hilos de oro. Un poco de grasa del culo que me van a poner en la cara. Una cámara para respirar oxígeno puro. Es la nueva dieta de moda, solo como ciruelas. Me van a poner un balón en el estómago. Voy a quitarme costillas…” Suma y sigue. Bienvenidos al negocio de la perfección.

Corpore sano in corpore sano

Barbie perfección

La afición a la cirugía plástica en nuestras sociedades crece hasta niveles insospechados, pareja a la obsesión por la comida “sana” y el ejercicio constante.

Una nueva industria con miles de millones de euros facturados cada año. En algunos países es una auténtica epidemia. Está claro que podemos alterar nuestro aspecto físico gracias a los avances de la ciencia, pero ¿Alguien se ha parado a pensar si debemos hacerlo? ¿Cual es el coste psicológico de todo esto? ¿En qué momento deja de ser algo normal para convertirse en una patología?

Los dioses griegos se alimentaban de néctar y ambrosía para ser inmortales y siempre jóvenes. Este arquetipo ha calado en la sociedad. Ahora en vez de néctar se toman batidos de proteínas y en el lugar de la ambrosía un buen zumo détox. “Somos lo que comemos” proclaman los gurús de la alimentación y la vida sana. ¿Somos proteínas? ¿O détox? ¿Tal vez somos un plato de lentejas?

“Ser o no ser” se planteaba Hamlet. Hemos resuelto la cuestión: Somos lo que comemos. La historia de la filosofía se tambalea.

Estos reduccionismos, planteados aquí en tono de guasa, son para mucha gente verdades como puños; dogmas que supuestamente muestran la vía hacia ese concepto tan puñeteramente esquivo: La felicidad, que está ligado, por supuesto, a la idea de perfección.

Por supuesto es necesaria una dieta sana, pero ¿Somos lo que comemos?

Vampiros en Instagram: Perfección en las redes.

Vampiro instagram perfección

Los vampiros, inmortales y eternamente jóvenes, solo se alimentaban de sangre –su zumo détox particular-. Con la llegada de Crepúsculo, True blood, las muñecas Monster High, etc… Los vampiros se han convertido en uno de los arquetipos más importantes del comienzo de este siglo. Moral dudosa, eterna juventud y belleza, inmortalidad y la dosis justa de drama romántico. ¿Qué más podemos pedir? El vampirismo, considerado anteriormente como una maldición, de pronto es algo maravilloso con lo que sueñan los adolescentes, la nueva perfección.

En Instagram vemos muchos vampiros y unos cuantos dioses griegos. Publican su día a día vendiendo sin reparo su intimidad. Los fans desean saber. ¿Qué puedo hacer para ser como él/ella? Legiones de seguidores que ambicionan poseer cuerpos, rostros y vidas como las de sus ídolos. ¿Cuántos K’s me dará el zumo détox?

Un nuevo de mundo regido por dioses de barro. Becerros de oro ante los que rezamos. Y mientras tanto el espejo; el peor enemigo. Inmisericorde, devuelve la imagen de la que deseas huir. ¿Para cuándo un espejo con filtros? Sería un bombazo. Tal vez ya existe.

El futuro: Perfección genética y tecnológica.

ayesha ella perfección

Dismorfia corporal, anorexia, vigorexia, bulimia… No son cosa del futuro. Son problemas muy reales, producto de múltiples factores psicológicos y sociales, pero que florecen en este marco centrado en la imagen.

En las novelas de Ryder Haggard que contaban la historia de “Ella”, Ayesha, la sacerdotisa de Isis, había logrado la inmortalidad a través de una llama sagrada. En el futuro próximo no hará falta el elemento sobrenatural. Ni la maldición de los vampiros, ni la llama de “Ella”, ni el néctar y la ambrosía. Ni siquiera el zumo detox.

Como hablé en mi artículo La humanidad: Entre el mono y el cíborg, el camino que estamos tomando es precisamente el de convertirnos en criaturas conformadas por elementos biológicos genéticamente modificados y alterados por el poder de la tecnología. Este es uno de los objetivos del transhumanismo. ¿Lo veremos? Tal vez. ¿Es un paso deseable para la humanidad? El debate está ahí.

Mientras tanto debemos vivir y, por ahora, La grasa, las arrugas y la muerte forman parte de la vida.

La búsqueda de la piedra filosofal.

Cada día surge una  nueva dieta, un nuevo sistema de ejercicios, un nuevo gurú que promete ayudarte a encontrar la perfección. Algunas personas, insatisfechas, cansadas de los marcos tradicionales de búsqueda del sentido, se lanzan en los brazos de estas corrientes, sufriendo decepción tras decepción. El negocio requiere nuevos adeptos. La ley del dinero es incontestable.

Todos vivimos en la búsqueda y somos susceptibles de caer tentados por los cantos de sirena de una industria tan poderosa como ésta. Sin embargo, si queremos crecer y buscar sin caer en soluciones mágicas, tenemos que aceptar nuestra limitación – lo que Freud llamaba “la castración”-. No hay, al menos en este plano, una perfección, una completa felicidad que alcanzar. Abandonar la omnipotencia infantil es un trabajo muy complicado, máxime en una sociedad que te bombardea con la idea de que “Tú puedes ser lo que quieras ser” y que promociona productos peligrosos y culpabilizantes como  el bestseller “el deseo”.

A veces no podemos ser lo que queremos. A veces – muchas veces- lo que deseas, aunque lo desees de verdad, no te llega. Esta es la dura realidad. Libre de metafísica y New Age. Lo cual no quiere decir que haya que abandonar la lucha o la búsqueda. Como decía Cavafi en su poema “Ítaca”, el viaje es el camino. Ítaca es solo la excusa.

 

Enrique Schiaffino

 

El poema de Constantino Cavafi: «Ítaca», lo podéis leer aquí .

La imagen de Barbie es propiedad de Valerie Everett.