Solo son negocios

Los romanos sabían muy bien de que iban los negocios. Por eso decían que lo principal era el ocio y que todo aquello que no era ocio se definía negativamente, es decir nec-otium. Pero en castellano utilizamos más que la palabra negocio, la de trabajo. La palabra viene del latín tripalium, una herramienta como un cepo con tres puntas que se usaba para sujetar caballos o bueyes y así poder herrarlos pero también se utilizaba como instrumento de tortura para castigar esclavos o reos. De ahí que tripalare signifique torturar, atormentar, causar dolor.

Tripalium

Tripalium

Sin embargo en el mundo anglosajón la palabra work no deriva del latín, sino que está más bien emparentada con el protoindoeuropeo werg o con el griego ergon que tiene una connotación más posoitiva como movimiento energía o acción. Así la ontología aristotélica utiliza la palabra energeia, que en términos latinos se traduce como acto. Por tanto aquí la palabra trabajao tiene una connotación positiva como algo que empuja, que se mueve o surge.

Esta connotación virtuosa del trabajo tiene también su apoyo en dos concepciones religiosas de la Edad Media, en concreto tiene su punto álgido con el cisma luterano y las diversas corrientes protestantes que surgen a su abrigo. Según la doctrina de la salvación o la predestinación, dominante en los puritanos que probaron suerte más allá del atlántico, Dios había decidido qué personas estaban salvadas y cuales condenadas, pero nadie sabía concretamente en qué situación se encontraba cada una. No obstante, había una forma de saberlo, por las obras, es decir por el werk (en un sentido amplio como toda obra o actividad humana) o work que cada uno llevase a cabo. Aquel que tuviese éxito en su trabajao era considerado como salvado. La manera de medir el éxito consistía en la acumulación de riquezas. Quien más dinero poseía es quien más éxito tenía y por tanto podía considerarse salvado. ¿Y qué hacer con estos dineros y riquezas? Pues conservarlos para gloria de Dios. Nada de gastos frugales y hedonistas, el ahorro era el fin de todo este trabajo. Durante mucho tiempo y junto con otras causas esta ideología puritana dio forma a la ética del trabajo en Estados Unidos y lo países del norte de Europa y propició un rápido crecimiento económico y del bienestar.

puritanos rezando

Puritanos rezando

Pero volvamos al cisma protestante. En ese momento tenemos que tener en cuenta también la ética del trabajo católica principalmente en los países del sur de Europa que se resume en las siguiente palabras de la Biblia: Génesis 3,17 “ Al hombre le dijo: por haber escuchado la voz de tu mujer y por haber comido del árbol del que yo te había prohibido comer, maldito sea el suelo por tu causa: con fatiga sacarás de él alimento todos los días de tu vida. Espinas y abrojos te producirá y comerás la hierba del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas al suelo pues de él fuiste tomado. Porque eres polvo y en polvo tornarás”. Está claro que la Biblia presenta el trabajo como una maldición, algo a lo que no nos queda más remedio que resignarnos, muy en sintonía con el significado latino del trabajo.

Pero entonces ¿es el trabajo una virtud o más bien un castigo? Frente a las posiciones protestantes o católicas reflejadas, la primera en la obra la Ética protestante y el Espíritu del capitalismo de Max Weber y la segunda en los textos de la Biblia ha habido dos pensadores modernos que han lidiado con el problema, Bertrand Russell y Keynes que no se caracterizan precisamente por un pensamiento excesivamente progresista pero que llegan a conclusiones inquietantes en dos opúsculos: Elogio de la Ociosidad, el primero y las Posibilidades Económicas de nuestros Nietos, el segundo.

En el primero Russelll nos cuenta que vivimos engañados. Creemos que el trabajo es algo virtuoso y digno cuando no lo es. Fue al comienzo de la historia, cuando los campesinos tenían que dar el excedente a los gobernantes y sacerdotes cuando estos propugnaron la visión del trabajo como un deber, algo digno y necesario: pero no porque lo fuera sino porque les convenía para mantener su status. La moral del trabajo por tanto no es más que una moral del esclavo. La tesis principal de Russell es que deberíamos dedicarnos más a l ocio y menos al nec-otium. La organización del trabajo debe permitir jornadas de 4 horas con sueldos que permitan vivir a las personas. Se propone pues una distribución más equitativa del trabajo para disfrutar más del tiempo libre. En éste no nos dedicaremos a actividades pasivas como ver una película sino que la menor carga de trabajo nos permitirá tener la energía suficiente para realizar otras actividades como puede ser escribir un poema o implicarse en asuntos ciudadanos.

Por otro lado, Keynes viene a decir implícitamente lo mismo pero a modo de previsión económica. Según él, en 100 años, es decir en 2030 dado que el ensayo se publicó en 1930, el problema económico del hombre estará resuelto, es decir, no necesitará trabajar más para ganarse su sustento gracias a los avances tecnológicos y podrán dedicarse al ocio. Para Keynes un futuro brillante es un futuro sin trabajo (en el sentido de necesidad y obligación) en el que cada uno puede dedicarse a lo que le guste. No obstante, siempre habrá gente que no podrá vivir sin trabajar y para ellos habría que establecer una pequeña jornada laboral, de 3 horas.

Por tanto la visión de estos autores gira entorno aspectos negativos del trabajo como el gran problema económico del hombre. Lo que está claro es que abogan por trabajar para vivir y no vivir para trabajar. Se plantea una limitación del trabajo que no una renuncia o eliminación total pues piénsese que si se vive en una sociedad y se recibe de ella, también hay que aportar. Pero se refiere a cosas como estas: si una persona gana 10000 por un trabajo de 12 horas, podrían trabajar 3 personas 4 horas por 33000 y tener bien satisfechas sus necesidades.

Largas jornadas de trabjao en los negocios

Largas jornadas de trabjao

El gran problema que plantean también las largas jornadas de trabajo es que no da tiempo a la persona a florecer en otros aspectos de la vida, tanto en el plano intelectual como emocional. Ya se ha hecho típica la escena del ejecutivo que solo llega a casa para ver dormir a su familia. El peligro, advertido por Weber en su obra, es claro, podemos convertirnos en unos especialistas sin espíritu y en unos gozadores sin corazón.

Claves de la comunicación interna y externa para mejorar el bienestar personal y social.


¿Cómo es la comunicación conmigo mismo?

 

¡Ah! Pero… ¿es que me hablo?, ¿eso no es cosa de locos? ¡No! Todos nos hablamos a diario, a veces de manera más consciente y deliberada y a veces nuestro diálogo interno es tan automático que no somos si quiera conscientes de ello. Y, aunque lo lógico sería pensar que sólo tenemos palabras positivas para nosotros mismos, a menudo no es así y la comunicación es más negativa que positiva.

 

Párate a pensar un segundo. ¿Qué te dices cuando, por ejemplo, te tropiezas por la calle?, ¿cuándo no consigues lo que te habías propuesto? o ¿cuándo algo te sale mal? Si ante estas preguntas contestas como “Soy un torpe”, “nunca obtengo lo que quiero” o “debería haberme esforzado más” estás poniendo en práctica sin saberlo lo que se conocen como distorsiones cognitivas o errores de pensamiento.

 

Se les llama distorsiones cognitivas porque distorsionan la realidad objetiva de tal forma que terminamos por creerlas como verdades absolutas. Dichas distorsiones aparecen no solamente cuando nos referimos a nosotros mismos, sino también, cuando pensamos acerca de otras personas. Para comprenderlo mejor pongamos un ejemplo.

 

 

Según el ejemplo anterior el factor clave que determina cómo te sientes es la interpretación que haces del hecho objetivo y no el hecho en si mismo.

Una vez que sabemos esto vamos a hacer un repaso de los tipos de distorsiones cognitivas que más se producen. ¡Fíjate a ver con cuántas te identificas! No te asustes ni te preocupes si te identificas con más de una o incluso con todas. Si están tan estudiadas es porque su presencia en el pensamiento es algo común.

 

  • Pensamiento todo o nada: consiste en ver la vida polarizada o de forma extrema, si algo no es perfecto entonces está mal. No existe la escala de grises o los puntos de vista diferentes, todo es blanco o negro.

 

  • Generalización excesiva: a partir de un hecho concreto sacamos una conclusión generalizada. Para detectarla presta atención a ver si utilizas términos como “siempre” o “nunca”. Por ejemplo, me salto un día la dieta y ya pienso “siempre lo hago mal, nunca conseguiré mi objetivo”.

 

  • Filtro mental: esta distorsión se produce cuando nos centramos en un único detalle sin tener en cuenta lo demás. Por ejemplo, he tenido en general un buen día en el trabajo pero ha habido una tarea que no me ha salido como quería y, a partir de ese momento, me centro de tal manera en ese punto concreto que aumenta de tamaño y de importancia hasta ocupar casi todo mi pensamiento.

 

  • Descalificación de lo positivo: no darle importancia a las cosas positivas que nos ocurren o que sentimos por considerarlas “normales”. Si utilizas expresiones como “bah, es lo normal” o “eso lo hace todo el mundo” estás poniendo en práctica este tipo de error del pensamiento.

 

  • Conclusiones precipitadas: adelantarnos al futuro, interpretando sucesos de forma negativa sin datos objetivos para ello. Podemos adelantar lo que otros pensarán sobre nosotros, imaginar sus intenciones o predecir que ciertas cosas no se producirán. Este tipo de distorsión hace que muchas veces nos coartemos y no intentemos ciertas cosas por el mero hecho de pensar que no las vamos a conseguir. Podéis encontrar más información acerca de los pensamientos que nos limitan en el artículo de nuestra compañera Ana F. Luna «creencias limitantes en coaching. Las historias que nos contamos…»

 

  • Los deberías: creencias muy rígidas que damos por ciertas y que dirigimos hacia nosotros mismos, hacia los demás y hacia la vida. Cuando no las cumplimos sentimos culpa, ira o frustración.

 

  • Etiquetaje: hacer una valoración negativa de una persona basada en un hecho concreto. Por ejemplo decir que una persona es maleducada porque un día no nos ha saludado o decir de mi misma que soy un desastre por haberme dejado las llaves dentro de casa. Al poner etiquetas transmitimos una idea de inmovilidad, de que algo es así y no se puede modificar, lo que a su vez provoca que ni siquiera intentemos modificarlo.

 

¿Se puede modificar esta comunicación interna?

 

comunicación no violenta

 

Una vez que sabemos que esto existe podemos empezar a identificar cuándo nos ocurre para ponerle freno. Además es una oportunidad de autodescubrimiento, ya que es probable que estas distorsiones no sean tuyas únicamente, sino que las hayas captado del ambiente en el que te has desarrollado. ¿Había muchas normas en tu casa?, ¿se te decía que eras de una determinada manera? Es importante prestar atención al tono con el que nos hablamos, porque puede que nos estemos repitiendo mensajes, lanzados por nuestras figuras de referencia, que hemos estado escuchando durante años. Plantéate lo siguiente: ¿le permitirías a otra persona que te hablara de esta manera?, ¿la querrías a tu lado o te separarías lo más posible de ella? Entonces, ¿qué hacer cuando uno no puede separarse de si mismo? Pues practicar a diario la observación de la comunicación interna e intentar modificarla, centrándonos para ello en datos objetivos y no en inferencias o juicios de valor. Esto resultará una ayuda importante en el bienestar personal, así como en las relaciones interpersonales, sobre todo aquellas que más nos importan.

 

Una vez que hemos aprendido a escucharnos y a modificar estas formas negativas de hablarnos a nosotros y a los demás será importante descubrir una fórmula positiva y no violenta que nos permita expresar lo que sentimos y necesitamos del otro.

 

¿Cómo comunicar lo que necesito?

 

Según Marshall B. Rosenberg autor del libro “Comunicación no violenta, un lenguaje de vida” hay 4 pasos que seguir a la hora de expresarnos sin dañarnos a nosotros mismos ni al otro.

 

1º paso: Observar qué está ocurriendo de forma objetiva sin hacer juicios de valor.

2º paso: Detectar cómo nos sentimos por ese hecho.

3º paso: Expresar nuestras necesidades surgidas de los sentimientos detectados.

4º paso: Elaborar una petición específica cuyo objetivo sea el beneficio de ambas personas.

 

Pongamos un ejemplo. Una persona le podría decir a su pareja , “cuando te hablo y no me miras a los ojos me siento enfadada porque necesito ver tu reacción cuando te cuento algo importante para mi, ¿estarías dispuesto a mirarme cuando te estoy contando algo importante? De esta manera nos acostumbramos a identificar lo que nos afecta y expresarlo de forma objetiva y positiva, en lugar de entrar en reproches y en juicios moralistas. Así, la otra persona no se sentirá atacada y estará más dispuesta a escuchar y comunicarse de una forma positiva.

 

comunicación no violenta

 

Practicar la comunicación no violenta tanto con uno mismo como con los demás es una herramienta poderosa que nos acerca al bienestar personal y social y a mejorar nuestra calidad de vida.

 

Referencia bibliográfica:

Marshall B. Rosenberg,Comunicación no violenta un lenguaje de vida, Gran Aldea Editores, 2013

Creencias limitantes en coaching. Las historias que nos contamos…

¿Qué son las creencias limitantes?

Las creencias limitantes son pensamientos que tenemos, a veces de forma inconsciente, y que están condicionando nuestra vida en un sentido negativo, en una dirección que limita nuestras posibilidades de actuación en la vida.

Las creencias no son negativas o positivas por sí mismas. Cuando las detectamos podemos simplemente preguntarnos este pensamiento ¿me ayuda a crecer? ¿o está limitando mi crecimiento?

Aunque las creencias son a veces inconscientes, suelen comenzar a salir al consciente cuando nos enfocamos a un objetivo a futuro. Imagina  que quieres hacer algo nuevo que implica que necesitarás hablar en público. Y aparece una parte de ti que dice… “si, pero… es que yo no puedo hablar en público, se me da mal, me pongo nervioso…”  En coaching llamaríamos  a ese “yo no puedo” una creencia limitante. Las creencias limitantes frecuentemente aparecen en la conversación en forma de “si, pero…”

creencias limitantes en coaching

Las creencias limitantes pueden modificarse y sustituirse por creencias potenciadoras

Hablar en público es una habilidad que no solíamos desarrollar en la escuela ni en la universidad en nuestro país. Muchas personas han acudido a cursos de oratoria, a talleres de expresión o a sesiones de coaching, precisamente, con la idea de desarrollar esta habilidad y la han desarrollado.

¿Nunca has hecho algo que antes te parecía imposible? Simplemente puedes hacerte esta pregunta y quedarte en silencio, esperando a que la respuesta llegue… Dar tu primer beso a una chica o chico, aprender a montar en bici, aprobar una asignatura… Y después de hacerlo, tu pensamiento cambió de “no puedo” hacer esto a “puedo” hacer esto, de hecho, ¡ya he podido hacerlo!

Las creencias pueden actualizarse de forma espontánea con el paso del tiempo y también pueden actualizarse a voluntad. Cuando nos damos cuenta de que una de esas creencias está deteniendo nuestro crecimiento podemos poner nuestra intención en transformarla.

Creemos que nuestros pensamientos son verdad, aunque no lo sean…

Cuando nos ponemos manos a la obra, nos damos cuenta que de aunque nos creemos que nuestros pensamientos son verdad, a veces son algo mentirosillos.

Yo siempre me había creído incapaz de abrir una puerta con una radiografía hasta que la vida me cerró la puerta de casa de un portazo con las llaves dentro… Y no me quedó más que probar a abrir la puerta empujando el resbalón con una radiografía… A pesar de mi falta de confianza en mi habilidad, me dije no me queda otra. Si lo intentas quizá, si no… jamás. Y me puse manos a la obra. Y la puerta se abrió. Reíros si queréis pero… ¡creo que ha sido uno de los momentos más felices de mi vida!

Entonces, ese pensamiento que yo tenía de “yo no puedo abrir una puerta con una radiografía”, “yo no tengo esa habilidad”, “eso lo hacen otros… pero yo no”  Ese pensamiento ¿era cierto? No, obviamente, no lo era aunque yo creyera que si… Y ese pensamiento falso, ¿cómo me estaba haciendo sentir?: incapaz cuando era capaz. ¿Algún motivo para mantener ese pensamiento? ¿Algún motivo para soltarlo? Puedes contestarte tu mismo…

“Si no exploras tus límites, nunca sabrás que hay más allá”

creencias limitantes en coaching

El componente emocional de las creencias

Yo hablo de sentimientos/creencias limitantes para resaltar que esos pensamientos tienen un componente emocional. Una especie de “pegamento” emocional  que es lo que los mantiene en nuestras cabezas y lo que no nos permite ser objetivos.

Siguiendo el ejemplo de la puerta, si yo hubiera sido objetiva, simplemente hubiera pensado: “nunca he hecho esto, no tengo ni idea de si puedo o no hacerlo”. Hubiera sido neutra, no habría tenido el pensamiento “yo no puedo…”

Dice Robert Dilts que las tres principales áreas de creencias limitantes tienen que ver con sentimientos de desesperanza, impotencia o falta de merecimiento. En la desesperanza pienso esto es imposible. En la impotencia, pienso yo no puedo, otros si pueden pero yo no. En la falta de merecimiento, aparece en mi mente algo que he hecho o que he dejado de hacer, algo que creo que soy o algo que creo que no soy, por lo que, en suma, siento que yo no merezco una solución a mi problema.

En todos estos casos hay un problema de motivación en el proceso de coaching. Si el conflicto entre lo que quiero hacer y mi sistema de creencias es demasiado fuerte, lo más probable es que no consiga mi objetivo. Si creo que es imposible, es probable que tire la toalla a medio camino o que ni siquiera lo intente. Igual si creo que no puedo o no merezco.

creencias limitantes en coaching

Las historias que nos contamos…

Este es el motivo que de que en coaching se hable tanto de estas creencias limitantes. Yo, personalmente, más que hablar de creencias limitantes, hablaría de las historias que nos contamos… De esas historias que nos contamos sobre quién soy yo, quien es el otro, cómo es la vida… porque nos montamos la historia completa…

Todos somos novelistas… aún sin saberlo. Estamos creando nuestras historias, generando nuestros guiones, nuestras tramas sobre qué va a pasar y que no, cómo va a pasar, con quien, cómo estaré yo…

Aunque a veces lo hagamos de una forma inconsciente, esas historias que nos contamos tienen su efecto, conforman nuestra existencia, la hacen de una manera y no de otra…

Para mí el proceso de coaching, mi propio desarrollo personal, tiene que ver con esto. Con darme cuenta de qué historia me estoy contando y trabajar para elegir conscientemente escribir mi propia historia.

Un abrazo de corazón,

Ana F Luna

Bibliografía recomendada

Robert Dilts, coach y experto en PNL. «El poder de la palabra» La magia del cambio de creencias a través de la conversación. Editorial Urano

 

El Complejo de Edipo y las estructuras psíquicas

Complejo de Edipo

En Psicoanálisis, el concepto del Complejo de Edipo da cuenta de la constitución del aparato psíquico y sus estructuras. Esta concepción freudiana fue acuñada por primera vez en 1910 y se baja en el Mito de Edipo. Se refiere al deseo inconsciente de mantener una relación incestuosa con el progenitor del sexo opuesto. Deseo que va acompañado de hostilidad hacia el progenitor del mismo sexo.

Jacques Lacan en su retorno teórico a Sigmund Freud, lo describe como una estructura cuaternaria. Sus elementos -hijo, madre y padre- se organizan en función de la circulación del falo. Éste no debe confundirse con el órgano genital masculino, pues para el Psicoanálisis lo que prima es su representación. Además, plantea que se desarrolla en tres tiempos: complejo materno, complejo de castración y elección de objeto.

 

Primer Momento: Complejo Materno

complejo materno

En el primer tiempo del Complejo de Edipo, el vínculo entre la madre y el bebé promueve la idea de unidad fálica. Ambos se complementan, pues son cada uno el falo del otro, es decir, colman su deseo mutuamente. El bebé nace inmerso en el universo simbólico donde se inserta. El mismo está formado por el lenguaje y por lo que sus padres desean para él.

La madre atiende las necesidades de su hijo y calma sus angustias. En algunas ocasiones, también se ausenta lo cual es experimentado por el niño como una pérdida del amor antes entregado. Esta alternancia entre presencia y ausencia, enfrenta al niño con la arbitrariedad y lo enigmático del deseo materno. Para descifrarlo, debe obtener la respuesta a la pregunta: ¿che vous? También entra en la dialéctica del ser. Es decir, se identifica como el objeto que satisface el deseo de su madre colmando su falta.

Por otra parte, el bebé experimenta todo en sensaciones corporales. Estas sensaciones se apuntalan con la satisfacción de sus necesidades. Cuando la madre alimenta al bebé, queda un plus de satisfacción que el bebé satisface en su propio cuerpo. Un ejemplo del autoerotismo oral es el chupeteo. Ya no se satisface una necesidad de comer, sino el placer de succionar. Las zonas erógenas entonces constituyen órganos privilegiados. Ellos son los orificios del cuerpo: la boca, el ano, los genitales.

 

Segundo Momento: Complejo de Castración

complejo de castracion

En el Complejo de Edipo, el concepto psicoanalítico de castración no se considera la mutilación real de los órganos genitales. Este concepto psicoanalítico es inconsciente y siempre una amenaza, que tiene consecuencias distintas en el varón y la niña. Tampoco se limita a ser una experiencia evolutiva, pues se ve renovada a lo largo de la vida.

Hasta este momento, tanto el niño como la niña habían sostenido la premisa universal, según la cual todos tienen pene. Ésta va acompañada de la ilusión de omnipotencia, que más tarde deberá remitir ante la aceptación de los límites. Más adelante el desarrollo es distinto para el varón y la niña.

Complejo de castración en el varón

La primera condición para que surja el complejo de castración en el varón son las amenazas verbales. Las mismas que procuran: prohibir sus prácticas autoeróticas, y establecer un corte en el vínculo exclusivo con la madre. Generalmente, estas advertencias son proferidas por alguna mujer.

La segunda condición necesaria es la visión de la falta de pene en la zona genital femenina. Así, comienza a representarse la pérdida de su propio pene como posible, pues hay personas que no lo tienen. Sólo entonces, surge la angustia de castración que es completamente inconsciente. En el varón esta angustia dará salida a la resolución del Edipo.

Complejo de castración en la niña

En el caso de la niña, la visión del pene la obliga a admitir que ella no lo posee. Entonces interpreta de forma inmediata que “fue castrada” y lo vive como un infortunio individual. De este modo, la niña no experimenta la angustia del varón ante algo que podría ocurrir. Más bien, alberga el deseo de tener lo que vio y de lo que fue desposeída. Posteriormente, cuando descubre que las mujeres y la madre han tenido la misma suerte, resurge el resentimiento hacia ésta por no haberle otorgado el atributo fálico.

El padre como agente de la castración

Como se muestra, lo esencial de la experiencia de la castración es el reconocimiento de la diferencia anatómica de los sexos. Hasta ese momento, reinaba la fantasía de omnipotencia. En adelante podrá aceptar que el universo está conformado por hombres y mujeres, y que el cuerpo tiene límites. Para el niño, el sentimiento resultante es la angustia de castración, ante la posibilidad de una herida narcisista. Mientras que en la niña, la herida narcisista ya ha sido consumada, y el resultado es el dolor de la castración.

Este trayecto es posible por la entrada de un tercero, el padre quien funge como agente de la castración. Es introducido a través del discurso de la madre, quien abandona para el niño su apariencia de madre fálica y se torno en castrada o en falta. El hijo no satisface plenamente a la madre, cuyo falo ahora es representado por la función paterna. Resurge entonces la pregunta: ¿che vous?, cuya respuesta es nuevamente el falo. Pero ahora lo es en su dimensión simbólica.

 

Tercer Momento: Elección de Objeto

elección de objeto

La castración simbólica recién instaurada unifica la ley y el deseo. Es lo que designa al Complejo de Edipo como una metáfora. Ésta tiene una función estructurante, pues convierte al niño en un sujeto deseante. El superyó es la estructura psíquica que surge a posteriori del Complejo de Edipo. También emerge como consecuencia de las identificaciones secundarias con las figuras parentales, principalmente el padre, permitiendo la entrada en la cultura.

Elección de objeto en el varón

Con referencia a la resolución de Edipo, el varón acepta la ley de prohibición de incesto y elige resguardar su narcisismo. Entra directamente en el Complejo de Edipo porque desea a la madre, y sale cuando desea a otra mujer que no sea ésta. Esta crisis que atraviesa el niño es estructurante, pues a partir de ella asume su falta y sus límites, así como afirma su identidad sexual masculina.

Elección de objeto en la niña

Según Freud, la niña puede adoptar tres salidas distintas y decisivas para su feminidad.

  • La primera reacción es alarmarse tanto ante la falta, que se niega a entrar en la rivalidad con el varón y se aleja de toda sexualidad en general.
  • La segunda salida posible se exhibe como un complejo de masculinidad, sostenido por el fantasma de ser un hombre a pesar de la castración que deniega. No necesariamente pero en algunos casos, su elección de objeto podría ser homosexual.
  • La tercera reacción es el reconocimiento inmediato y definitivo de la castración, por lo que cambia el partenaire amado: la madre cede su lugar al padre.

Por esto, el complejo de castración es la entrada de la niña en el Complejo de Edipo y su relación con el padre, a quien desea darle un hijo. Para Freud la resolución del Complejo de Edipo femenino es ser madre, mientras que Lacan argumenta que el deseo de la mujer no se agota en tener un hijo.

 

Estructuras Psíquicas

Dependiendo de la resolución del Complejo de Edipo, surge una determinada estructura psíquica. Ante el complejo de castración, hay tres mecanismos posibles: la forclusión (del Nombre-del-Padre), la renegación y la represión.

Psicosis

Para que surja esta estructura, se da una falla en la capacidad de la función materna. Sobre todo en la capacidad de dar significantes al bebé sobre las tensiones que éste experimenta como angustia. Además, se presenta como una madre fálica, colmada en su deseo por su bebé. El bebé, permanece en la dialéctica del ser, identificado con el falo. Por otra parte, la madre no introduce en su discurso al padre, por lo que la función paterna está ausente. El bebé queda sometido al capricho de la ley materna, que no muestra límite en la satisfacción del goce.

La forclusión del Nombre-del-Padre es la respuesta característica. El significante se rechaza y expulsa fuera del universo simbólico del individuo. Éste significante no está integrado en el inconsciente y retorna en forma alucinatoria en lo real. Es decir, la alucinación, consiste en la percepción de la vivencia de satisfacción como si proviniera del mundo exterior. Esto es un mecanismo normal del bebé para satisfacerse en ausencia de la madre pero es abandonado posteriormente por otros mecanismos. No ocurre lo mismo en la psicosis.

psicosis

 

Perversión

En esta estructura el punto de anclaje se da durante el complejo de castración. Específicamente en referencia con la diferencia de los sexos. El padre no representa una ley que limite el goce entre la madre y el hijo, sino que aparece como un padre rival. Por el lado materno, se instaura el fantasma de la madre fálica que alienta al niño a colocarse en el lugar de su objeto de goce.

El mecanismo propio de la perversión es la renegación de la castración, rehusando toda posibilidad de simbolización de la falta en el Otro. Una verdad del deseo de la madre es encontrada y repudiada. Así, se produce un movimiento intra-sistémico con una escisión del yo en dos funcionamientos que no se influyen mutuamente. Uno que sabe de la falta en la madre, y el otro que reniega de ella.

Siendo esto así, el individuo perverso tiene su propia ley que se basa en la certeza del goce, tanto propio como del otro. El mismo ha sido objeto de goce para otros. De esta forma, ni él ni el otro son sujetos, sino objetos de pulsión y rebajados a la condición de la cosa.

perversion

 

Neurosis

Es la salida del Edipo expuesta en el tercer momento del mismo, que varía para la niña y el varón. La madre reconoce la palabra del padre como la única susceptible de movilizar su deseo. Surge el mecanismo de la represión como el proceso que instaura la Ley. El sujeto neurótico relega de su conciencia los deseos incestuosos. Entonces, queda dividido por el inconsciente. Éste se constituye como lugar autónomo que se constituye fuera de la conciencia.

El sujeto neurótico se maneja en la dialéctica del tener, y reconoce que existe un atributo fálico que se puede poseer o no. Obedeciendo a la cualidad subsecuente, el sujeto tendrá una estructura de neurosis obsesiva o histeria.

En la neurosis obsesiva, la madre toma al niño como complemento de satisfacción de su deseo, y él se siente demasiado amado por ella. El niño es necesariamente objeto de una seducción pasiva, y se siente parte activa de u goce privilegiado con la madre. Entonces, una vez instaurada la represión primaria, se identifica como el que tiene el falo. El psicoanalista Joel Dör los describe como “nostálgicos del ser”, ya que en la entrada del padre, él es cautivo de la satisfacción suplencia con la madre, experiencia que añora.

Por otro lado, el sujeto histérico se identifica como no teniendo el falo, y se siente injustamente privado de él. Las histéricas son también descritas por Dör como “militantes del tener”, puesto que interroga sin descanso la atribución fálica. Se identifica con quien responde a la pregunta de cómo desear cuando se está privado de aquello a lo que se tiene derecho.

 

Referencias bibliográficas:

Fuentes:

Es la hora de Papá

Los Hijos Infinitos.

Cuando se tiene un hijo,

se tiene al hijo de la casa y al de la calle entera,

se tiene al que cabalga en el cuadril de la mendiga

y al del coche que empuja la institutriz inglesa

y al niño gringo que carga la criolla

y al niño blanco que carga la negra

y al niño indio que carga la india

y al niño negro que carga la tierra.

 

Cuando se tiene un hijo, se tienen tantos niños

que la calle se llena

y la plaza y el puente

y el mercado y la iglesia

y es nuestro cualquier niño cuando cruza la calle

y el coche lo atropella

y cuando se asoma al balcón

y cuando se arrima a la alberca;

y cuando un niño grita, no sabemos

si lo nuestro es el grito o es el niño,

y si le sangran y se queja,

por el momento no sabríamos

si el ¡ay! es suyo o si la sangre es nuestra.

 

Cuando se tiene un hijo, es nuestro el niño

que acompaña a la ciega

y las Meninas y la misma enana

y el Príncipe de Francia y su Princesa

y el que tiene San Antonio en los brazos

y el que tiene la Coromoto en las piernas.

Cuando se tiene un hijo, toda risa nos cala,

todo llanto nos crispa, venga de donde venga.

Cuando se tiene un hijo, se tiene el mundo adentro

y el corazón afuera.

Y cuando se tienen dos hijos

se tienen todos los hijos de la tierra,

los millones de hijos con que las tierras lloran,

con que las madres ríen, con que los mundos sueñan,

los que Paul Fort quería con las manos unidas

para que el mundo fuera la canción de una rueda,

los que el Hombre de Estado, que tiene un lindo niño,

quiere con Dios adentro y las tripas afuera,

los que escaparon de Herodes para caer en Hiroshima

entreabiertos los ojos, como los niños de la guerra,

porque basta para que salga toda la luz de un niño

una rendija china o una mirada japonesa.

 

Cuando se tienen dos hijos

se tiene todo el miedo del planeta,

todo el miedo a los hombres luminosos

que quieren asesinar la luz y arriar las velas

y ensangrentar las pelotas de goma

y zambullir en llanto ferrocarriles de cuerda.

Cuando se tienen dos hijos

se tiene la alegría y el ¡ay! del mundo en dos cabezas,

toda la angustia y toda la esperanza,

la luz y el llanto, a ver cuál es el que nos llega,

si el modo de llorar del universo

el modo de alumbrar de las estrellas.

Andrés Eloy Blanco

 

 

Los niños, son el mejor regalo del universo, su risa pura, su amor incondicional y su mirada ingenua. Para los que nos rodeamos día a día con niños, nos damos cuenta de su energía especial, que va más allá de ellos, y que a veces hacer reír, soñar o llorar a nuestro niño interno. Quienes trabajamos en la protección a la infancia, este poema nos llega al alma.

 

Un día leí  que la paternidad es el mejor regalo o la mejor oportunidad para ser mejores seres humanos, y recordé una entrevista a Michael Gurian que decía:

 

“Si tratas de unir la ciencia con la espiritualidad, podemos llegar a un punto que podría llamarse epifanía, te das cuenta de que no hay ejemplo mejor de lo que es Dios, que un niño. Aunque uno sea ateo, aunque no creas en Dios o en un Dios en lo absoluto, cuando se tiene un hijo se entenderá que si hay grandiosidad en el Universo. Si existe la seguridad de la paz pura, la van a conseguir en un niño, y si, ellos ven y perciben cosas para los que no tienen un lenguaje adecuado, ellos si pueden ver lo espiritual y divino, y es una de las razones por las que tenemos ese sentido de protección hacia ellos, y no solo porque son nuestra descendencia, sino porque en ellos sentimos ese sentido de divinidad, ese Dios.

 

 Si un niño no crece en un ambiente de cuidado, de protección y de guía, estaremos dañando su alma, y la forma como se manifiesta. No tiene que ser una falta de compresión del concepto de Dios, sino que como adultos, no protegerán, cuidaran ni guiaran a nadie, solo después mirándolos desde un nivel espiritual,  nos daremos cuenta que cuando un padre pega a un hijo, o son víctimas de abusos, el cerebro de ese niño o alma, se volverán tan oscuros, que no seremos capaz de sanarlos. En cierto modo es una cuestión de lenguaje, y en cierto modo podrá confundirnos, pero la clave es: NO HAGAS DAÑO A ESE NIÑO.  Dale seguridad, dale amor y así es como surgirá, la manifestación de la espiritualidad del niño, en ellos y en ti”.

 

Me quedo con estas maravillosas palabras, y me conecto con las experiencias que he podido ver día a día, en mi trabajo profesional, pero también en mi vida personal. Como he podido presenciar transformaciones humanas a través de la paternidad. Y me quedo con la palabra Paternidad, desde el enfoque del Padre.

 

 

 

La madre, en este caso, siempre ha tenido un rol más protagonista en la crianza de los hijos, hay múltiples investigaciones que evidencian esa conexión especial y única entre una madre y un hijo. Desde el punto de vista biológico como medio de supervivencia a través de la alimentación y el abrigo, como desde el punto de vista psicológico y evolutivo, como por ejemplo investigaciones sobre el apego. Desde un punto de vista histórico la madre, es la pieza fundamental en crecimiento de un niño, una pieza inigualable, un rol asignado desde nuestros ancestros más remotos. Y no solamente a las madres, pero si a la mujer como tal.

 

Pero, ¿qué pasa con el padre?, esa figura que, hasta hace no muy atrás quedaba segundo en la crianza, donde se le asignaba solo un rol proveedor. Afortunadamente, en las últimas décadas se han desarrollado investigaciones sobre la importancia del padre en el desarrollo emocional y evolutivo de un niño.  Sin embargo, la mayoría de las investigaciones se basan principalmente en el efecto que produce su ausencia. Y esto gracias a que lamentablemente (afortunadamente eso va cambiando) el padre sigue apareciendo como una figura ausente.

 

En mi práctica profesional, veo que quienes asisten mayoritariamente a consulta son las madres, a quienes también el sistema judicial (que tiene mucho peso en una sociedad, no se de manera justo o no, ya que esto sería una larga discusión), le asigna a la madre el rol fundamental en la crianza. Asignándole a ella los cuidados prioritarios en caso de separaciones o divorcios, dejándoles la mayoría de las veces la tutela y el cuidado del grupo familiar (los hijos). Para que la madre pierda, o en este caso para que el padre gane los cuidados personales de sus hijos, tiene que haber una evaluación previa de la imposibilidad de la madre, tanto física como psicológica para hacerse cargo de los hijos, de esta manera cambiar los cuidados personales asignándole  así el beneficio al padre (en el caso de Chile). Y es que estas premisas de cuidado prioritario están basadas en la importancia biológica y evolutiva histórica que han tenido las madres en el desarrollo de la sociedad.

 

Pero ¿qué ha pasado nuevamente con los padres?, ¿han perdido la batalla, o no han luchado lo suficiente? A quien se puede responsabilizar esta realidad, a la sociedad patriarcal dirían unos, a los mismos padres dirían otros. Olavarría, J. y Parrini, R. (2000) C.P Angelo Vasquez (2011), señalan:

 

“La paternidad patriarcal del siglo XX se impuso no sólo a través de procesos socio psicológicos, que tienen que ver con la subjetividad de los hombres y mujeres en el ámbito de la familia, de los grupos de pares y la escuela, en los procesos de identidad y socialización de cada persona, sino también en el ordenamiento jurídico y de las políticas públicas que permitieron, impulsaron e impusieron ésta forma particular de paternidad y familia”.

 

A un conjunto de hitos históricos en resumen.

 

¿Qué dicen las investigaciones: Son los padres importantes?

 

 

 

Es un área prácticamente nueva de  investigación: la importancia del padre en la vida familiar. Gracias al empoderamiento y la inclusión de la mujer en el aparato productivo, la familia como núcleo social ha sufrido drásticas transformaciones. Esto ha generado intereses científicos como el de Kimmel (1987), quien estudia La “Nueva Paternidad” relacionando el movimiento masculino que examina la vida del varón desde una perspectiva de género, y está conceptualizando “La Nueva Masculinidad”.      Torres y Vera hacen una recopilación de investigaciones en cuanto a la ausencia paterna:

 

  • Mclanahan y Sandefur “crecer sin padre: una perspectiva sociológica”. Realizan un estudio longitudinal de 70.000 adolescentes y adultos jóvenes de ambos sexos a lo largo de casi 20 años,  estudiando riesgos de interrumpir estudios secundarios, riesgo de permanecer sin estudiar ni trabajar por períodos prolongados y riesgo de embarazo en la adolescencia, comparando principalmente la diferencia entre los jóvenes que crecieron con padres a los que no. El estudio demostró una diferencia significativa entre ambos grupos, siendo los jóvenes con ausencia de padres quienes tienen mayor riesgo a  presentar estas condiciones sociales.

 

  • H. B. Biller(1974), en sus estudios sobre el del padre en la crianza, también refiere un alto impacto en el rendimiento académico, dividiendo el grupo de estudio en cuatro: Padre ausente con pérdida anterior a los 3 años de edad, Padre ausente con pérdida posterior a los cinco años de edad, Padre presente con menos de seis horas de convivencia por semana, Padre presente con más de catorce horas de convivencia por semana. Presentando mayores dificultades y riesgos de deserción escolar aquellos niños con padres ausentes. El estudio demuestra como el contacto con el padre y el desempeño académico está fuertemente correlacionado.

 

  • Llad Phillips y William Comanor (2002), en california realizaron un seguimiento en  15.000 adolescentes en la cual encontraron una fuerte asociación estadística entre ausencia del padre y delincuencia juvenil y conductas violentas: un punto importante de este estudio, es que el impacto de una madre ausente respecto de la variable criminalidad es casi nulo, lo que confirma la especificidad de la figura paterna respecto de la conducta transgresora.

 

 

¿Pero, qué pasa cuando el padre está presente, qué pasa cuando un padre se involucra?

 

http://https://www.youtube.com/watch?v=hKxyuwYNH2o

 

Este video que trajo tantas reproducciones en pocos días, y muestra como en la actualidad los padres están participando mas activamente en las actividades en sus hijos. Como pueden ver en la cara de las niñas, y también de los padres,   esta experiencia las va a marcar de por vida, y va a fortalecer el vínculo entre ellos.

 

  • Un padre que ha logrado involucrarse en el desarrollo de su hijo(a), desde el inicio se convierte en un referente significativo para éste trayéndole múltiples beneficios. Pruett Kyle en su publicación sobre la importancia del padre en el 2001 evidencia los cambios ocurridos en el cuerpo del niño recién nacido, pudiendo diferenciar al padre de la madre a partir de los 6 meses, indicando que en la presencia de la madre, el niño se muestra más relajado, con los hombros más suaves y el ritmo cardiaco más lento, en cuanto en la presencia del padre (del que ya reconocen su voz y olor) evidencian una aceleración del ritmo cardiaco, abren los ojos  muestran mayor brillosidad e intensidad en la mirada.

 

  • Frank y Biller en 1981 comprobaron que aquellos niños que tuvieron una exposición frecuente al padre entre los 2 años de vida, tienden a ser más curiosos, con mayor seguridad en su exploración y en la manera como descubre el mundo. Igualmente indican que una vez iniciada su vida escolar estos niños presentan mejores proyecciones en su adaptación social, teniendo más posibilidad de socialización, mejor capacidad de espera y mayor tolerancia a la frustración, igualmente hacen honor a lo que las investigaciones en éxito escolar refieren, ya que indican que estos niños, quienes tienen al padre como figura referente tienen mejor capacidad para enfrentar las tareas escolares, mayor confianza en sus propias habilidades y mejor desempeño académico.

 

  • Ross Parke, investigador y psicólogo, indica que le padre también tiene un papel fundamental en diferentes aspectos, por ejemplo, los padres motivan a los niños a realizar juegos menos convencionales, ayudándoles en la exploración del mundo, como indican los investigadores anteriores, esto les ayuda a desarrollar confianza en sí mismos y confianza en el mundo externo. Igualmente este investigador refleja la importancia del padre en la autorregulación de emociones, en el desarrollo de la empatía y en la internalización de normas. El padre según este investigador también  muestra con mayor capacidad para establecer disciplina, y para ejercerla. De manera que ayuda al niño en su ajuste en la sociedad y en el respeto por los otros.

 

Hay otros estudios que demuestran los beneficios de la presencia de un padre en el crecimiento de un niño en áreas como el desarrollo cognitivo e intelectual, en el desarrollo social y hasta en el desarrollo físico, poniendo al límite las reglas de la genética. En síntesis a presencia del padre traspasa diferentes áreas que favoereceran un mejor desarrollo en el niño (a).

 

Estar, pero de verdad.

 

Traigo el relato de una madre, la cual me dijo una vez

 

Caso de D. de 4 años.

“El padre y yo estamos separados, aunque vive en la misma ciudad lo ve poco, y cuando lo hace el niño sigue poniéndose ansioso e irritable ya que para él, su padre sigue siendo un personaje desconocido, porque lo ve solo 1 vez cada 15 días.  Yo logre establecerme en pareja otra vez, y mi pareja se ha convertido en una figura paterna para mi hijo, aunque él sabe que él no es el papa, ni lo llama papa, una vez salimos a dar un paseo todos, y el niño vio a su padre junto a mi pareja, salió corriendo a abrazar a mi pareja para saludarlo y no a su padre quienes venían en el mismo camino, el padre de D me reclamó por esto”.

 

Este tipo de relatos son más frecuentes de lo que uno quisiera, padres que luego de una separación también se desvinculan de sus hijos, haciéndoles victimas de olvidos y de desilusiones. ¿Quiénes son los responsables de que los niños salgan corriendo a abrazarlos? Es el padre en este caso quien ha decidido perder terreno y quien se ha perdido de la oportunidad maravillosa que le ha dado la vida de ver crecer a su hijo.

 

Aunque la justicia está de parte de las madres para otorgar los cuidados de los hijos en caso de separaciones o divorcios, también la justicia premia y alienta a los padres a no perder el vínculo con sus hijos. Es deber de los padres ganar y luchar espacios en igualdad de condiciones en el área de la justicia en cuanto a la crianza de sus hijos.

 

Por fortuna he podido ver las dos caras de esta moneda.

 

  • Ver padres ilusionados y comprometidos a 1000% en su paternidad, disfrutando de cada etapa del crecimiento de sus hijos, y sobre todo cumpliendo con su deber de proteger, de cuidar, de alimentar y de educar. Y por resultado he podido ver crecer estos niños sanos y seguros de sí mismos.

 

  • La otra cara, la lamentable distancia de algunos padres hacia sus hijos. Limitándose solo a realizar el pago mensual de su manutención (que en algunos casos son mínimos o míseros). Y también los efectos que esto ha producido en alma y en el corazón de estos niños, con desconfianza por el mundo adulto, tristeza en sus ojos por esa ausencia, inseguridad en sí mismos y haciendo un trabajo cuesta arriba por levantarse a pesar de la ausencia de una figura idealizada en un primer momento: su padre.

 

La palabra clave: trabajo en equipo y paternidad comprometida.

 

 

Jorge Barudy hace una trabajo en parentalidad hermoso, y pone en evidencia que ambas figuras, tanto el padre con la madre tienen cualidades y competencias que le permiten el ejercicio de la parentalidad de forma igualitaria. Ambos aportando su grano de arena.

 

Por fortuna, hay una creciente manifestación y movimiento social de padres comprometidos con su rol protagónico en el crecimiento de sus hijos. Encontramos hoy a padres participando en labores domésticas, en talleres para padres e hijos (a), participando en la educación activa, igualmente levantando movimientos sociales como “igualdad parental” en temas jurídicos. Quienes han entendido que ellos “no ayudan”, ellos están ejerciendo su Derecho pero sobre todo en SU DEBER en la paternidad.

 

Ser un padre comprometido es estar físicamente accesible, emocionalmente dispuesto, y mentalmente comprometido. Una figura presente y contenedora, formadora y guiadora.

 

Para esto se necesita una relación entre padre y madre que promuevan un contexto familiar respetuoso y positivo. En nuestra consulta profesional podemos observar y ver las consecuencias de un contexto familiar toxico y nocivo, generando múltiples enfermedades psicosociales y lesiones en los niños, pero también podemos ver los efectos de un contexto familiar nutritivo y motivador, generando niños mas seguros y  felices.

 

Entonces está demostrado el éxito en la vida de un niño cuando estos tienen relaciones nutritivas y positivas con sus figuras de apego, principalmente con sus padres. Una parentalidad compartida por padres comprometidos asegura la felicidad y la salud mental y emocional de un niño.

 

Cierro con esta pregunta

 

¿Cómo quieres que te recuerden tus hijos cuando ellos ya sean adultos?

 

http://https://www.youtube.com/watch?v=_ytMXGkEiPk

 

 

Referencias Bibliográficas:

 

  • Paternidad y Crianza. Representaciones significativas en progenitores post separación/divorcio, desde la construcción de sus masculinidades. Angelo Fuentealba, 2011. Chile.

 

  • El rol de padre y la influencia en sus hijos. Vicuña y  Reyes. Fundación Chile Unido. 2002

 

  • Síndrome de Alienación Parental. Aguilar, J. (2005).

 

  • Los buenos tratos a la infancia: parentalidad, apego y resiliencia. Barudy y Dantagnan. 2009.

 

Pongamos ritmo a nuestra vida

Te propongo algo. Puedes colocar tu mano sobre tu corazón, cerrar los ojos, y permanecer así unos instantes, sencillamente permitiéndote vivir este momento en toda su inmensidad. Sentirás ese latido que marca el ritmo de la vida, su fuerza, su resonancia, su regularidad, su variación. Seguramente también sentirás el ritmo de tu respiración. Experimenta con ella, hazla más profunda, y comprueba qué ocurre con tu ritmo cardiaco. Si te fijas, la vida es ritmo. El ritmo es vida.

 

Conectando con nuestros ritmos internos

 

¿Qué entendemos por ritmo?

Si consultamos el diccionario de la Real Academia de la Lengua, ritmo tiene diversas acepciones. Se define como el orden acompasado en la sucesión o acaecimiento de las cosas. También como la sensación perceptiva producida por la combinación y sucesión regular de sílabas, acentos y pausas en el enunciado, especialmente en el de carácter poético. Y a nivel musical, como la proporción guardada entre los acentos, pausas y repeticiones de diversa duración en una composición musical.

Si buscamos un nexo que conecte todas estas acepciones, nos encontramos con el tiempo como el elemento que nos permite captar un orden cíclico en lo que nos rodea. Y el sentido que más se ha especializado en captar ese orden es el oído.

 

 

¿El movimiento como impulsor?

Si nos detenemos un poco a reflexionar, nos daremos cuenta de que el lenguaje existe gracias al ritmo. El ser humano ha aprendido a organizar diferentes sonidos en el tiempo, con una acentuación y pausas, con una entonación concreta, que le ha permitido expresar aquello que lleva en su interior, y también organizar lo externo. ¿Y de dónde surge esta capacidad humana?

Parece que el movimiento es el impulsor de toda nuestra conciencia rítmica sonora. Si bien diversos pedagogos musicales han contribuido a esclarecer este hecho, las observaciones sistemáticas realizadas por Edwin Gordon en la segunda mitad del siglo XX han sido fundamentales para comprender la importancia del balbuceo musical como etapa en la que los bebés y niños pequeños experimentan a través del movimiento y los sonidos emitidos por ellos mismos sus propios ritmos internos, como el de la respiración, y van tomando conciencia de que ante un estímulo musical externo, su cuerpo responde, y paulatinamente aprenden a coordinar sus movimientos. Es una capacidad innata en el ser humano. Somos seres musicalmente rítmicos.

 

 

Lo que las últimas investigaciones en neurociencia van confirmando es cómo ese desarrollo del sentido rítmico influye en otros aprendizajes. La exposición temprana a entornos musicales va a favorecer un mejor desarrollo de las habilidades motoras, de la coordinación, y derivado de todo ello, también va a tener una influencia importante en el desarrollo del lenguaje. Los ritmos musicales de cada cultura tienen mucho que ver con las características de la lengua predominante en esa cultura. Y cuando un niño está inmerso en ese entorno musical desde el disfrute y el juego, absorbe a través de su cuerpo, no de su mente, una forma de sentir el ritmo y de integrar posteriormente el lenguaje.

El empleo de un habla cantada, como el uso de recitados o rimas, junto con movimientos coordinados amplios y fluidos, es una forma excepcional de captar la atención de los más pequeños, disfrutar con ellos, y facilitar un aprendizaje desde edad temprana que cristalizará en los años posteriores.

 

¿Qué conexión hay entre nuestro sistema auditivo y motor?

Desde la década de 1990, ha habido una gran cantidad de investigaciones que ponen de manifiesto la conexión a nivel cerebral entre nuestro sistema auditivo y nuestro sistema motor, que facilita enormemente el desarrollo de movimientos. Este acoplamiento se basa en el proceso de arrastre (entrainment, en inglés). La definición técnica del arrastre hace referencia al ajuste temporal con el que la frecuencia de movimiento o señal de un sistema arrastra la frecuencia de otro sistema. El ejemplo que se expone habitualmente es el de dos péndulos con diferente ritmo, que terminan acoplándose.

Nuestro sistema auditivo tiene la capacidad de detectar patrones temporales en señales auditivas con una precisión y velocidad extremas, mayores que la de los sistemas visual y táctil. El gran descubrimiento es que los estímulos auditivos rítmicos pueden arrastrar respuestas motoras. Escucha una música que te guste y que tenga un ritmo claramente perceptible. Seguramente sentirás un impulso interno para mover pies, manos, hombros. Si te alejas de la mente, es decir, si no pretendes seguir el ritmo, sino que sencillamente te dejas sentir y sumergir en la vibración sonora de la canción, tu cuerpo se ajustará inconscientemente al ritmo marcado por ella.

 

¿Qué aplicaciones tiene el ritmo en la rehabilitación neurológica?

La mayor repercusión de este hallazgo ha sido su aplicación para la rehabilitación motora. Las personas con enfermedad de Parkinson, hemiparesia derivada de un ictus, parálisis cerebral y otras alteraciones a nivel cerebral conservan la capacidad de arrastre, y por tanto, el empleo de estímulos auditivos rítmicos puede facilitar su rehabilitación a nivel motor. Un ejemplo es la demostración de la mejora de la marcha en personas con Parkinson.

La estimulación auditiva predispone al sistema motor hacia el movimiento. Esta preparación aumenta la calidad de la respuesta posterior. Además, los estímulos rítmicos crean plantillas temporales estables y previsibles. La anticipación es un elemento crucial para la mejora de la calidad de movimiento, puesto que es posible ajustar mejor los parámetros musculares inconscientemente.

 

 

¿Y qué permite el ritmo a nivel emocional y social?

Más allá del movimiento rítmico, el modo en el que los seres humanos han creado sus propios ritmos sonoros ha sido a través de la percusión. Percusión corporal, en la que las manos, pies, torso, brazos, se convierten en un instrumento sonoro con el que establecer ritmos, o bien percusión instrumental, en la que el mundo de los tambores, diferentes según las culturas, mueve aspectos profundos de la esencia humana.

 

 

La percusión nos conecta con el cuerpo, con la tierra, con nuestra parte más animal e instintiva. Nos aleja de la mente, en cierto modo, nos desdibuja nuestra identidad, y desde ahí nos abre a conectar desde otra dimensión con el otro. Si quieres sentirlo, solo es necesario que estés, al menos, con otra persona. Marca un ritmo estable sobre tus piernas. Y deja que la otra persona marque el suyo. Tarde o temprano os acoplaréis, y seguramente comenzarás a sentir que tu interior se expande, que tu cuerpo se mueve sin que lo provoques, y habrá un cambio en tu estado de ánimo. Os habréis sincronizado, por fuera y por dentro.

La ciencia ha demostrado que el movimiento sincrónico entre adultos aumenta la cohesión grupal y la cooperación social. El movimiento sincronizado parece tener efectos prosociales, tanto si está acompañado o no por música, pero la predecibilidad temporal de los ritmos musicales proporciona un contexto ideal que respalda ese movimiento sincronizado. Ya desde niños desarrollamos esta capacidad.

Si estás ante un niño retraído o enfadado, muéstrale un tambor, o cualquier instrumento que tenga un parche, y dale unas baquetas para golpear. Si tienes tú otro, genial. Seguramente se ponga a golpear, a expresar físicamente aquello que no sabe decir en palabras y que le desborda interiormente, y si le acompañas, escuchando y respetando su ritmo, os sincronizaréis, y se producirá un cambio en el interior de ambos. Seguramente habrá una subida intensa, y luego un descenso para llegar a un punto de serenidad compartida. Quizá sea más fácil poner palabras a lo sentido tras esta intensa experiencia.

 

Los círculos de tambores como herramienta de conexión

Compartir la percusión instrumental con otras personas, es decir, formar un círculo de tambores, es una de las formas en las que los primeros humanos aprendieron a compartir emociones y estados anímicos más allá de las palabras. Fortalecía la sensación de grupo, y el hecho de que se tratara de movimientos rítmicos y predecibles facilitaba que se pudiera entrar en otros estados no ordinarios de conciencia.

La ciencia va demostrando el carácter terapéutico de estos círculos. Tanto a nivel físico, con mejora de parámetros inmunológicos y de rendimiento, como psicológicos, como la reducción del estrés y la mejoría del estado anímico, así como una conducta más prosocial. Incluso hay experiencias de empoderamiento a nivel social basadas en los círculos de tambores.

 

 

Y llegados a este punto, y como reflexión final, me doy cuenta de que nuestra mente siempre necesita datos para confirmar aquello que es intuitivo, que nuestro cuerpo ya sabe y siente. Seguramente si dejáramos que el ritmo guiara nuestro cuerpo, nuestra mente se abriría a dejarnos guiar por el propio ritmo de la vida, sin tanta necesidad de controlar racionalmente, sin tanto esfuerzo. Cerremos los ojos y sintamos de nuevo nuestro corazón. ¿Te animas a balancearte y dejarte mecer por la vida?

 

 

Referencias bibliográficas

  • Gordon, Edwin E. (2007). Learning sequences in music: a contemporary music learning theory. GIA Publication Inc.
  • Stevens, Christine (2014). La música como medicina. Ediciones Urano.
  • Thaut, Michael; Hoemberg, Volker (2014). Handbook of Neurologic Music Therapy. Oxford University Press.

¿Prescindimos del alma en el s. XXI?

Cabe la posibilidad de que el día de mañana podamos prescindir del concepto de alma. La idea de una entidad espiritual ha acompañado toda la vida al ser humano, pero muchos son los que se plantean desde hace un tiempo que podemos comenzar a despedirnos de ella.

Es bien sabido que el concepto de «alma´´ ha contenido numerosos significados, siendo uno de ellos la esencia de aquello que mantiene nuestro cuerpo con vida. Entre otras cosas, el hecho de creer en la existencia del alma, ayuda a millones de personas a perder el miedo a la muerte, ya que a través de ella pueden abordar temas que trascienden más allá de la existencia terrenal.

  <<El alma es inmortal y migra pasando de una forma de vida a otra>> 

                                                         (Pitágoras de Samos, filósofo y místico, 570-510 a.C.)

Repasando la idea de alma

A pesar de la transformación que ha ido sufriendo este concepto a lo largo de la historia, está claro que nunca ha desaparecido ni de nuestro lenguaje cotidiano ni de nuestras mentes.  Normalmente solemos tener expresiones como: «no había ni un alma en la fiesta´´ o «salió corriendo como alma que lleva el diablo´´y aún hoy por hoy hay personas que conciben el alma teñida de connotaciones fastasmagóricas y esotéricas, haciendo de esta entidad un «algo´´ que pertenece al más allá.

Sin embargo, en los avances científicos dentro del campo de la psicología, vemos que todas aquellas hipótesis ambiguas que pudieran contener sentidos espirituales, han ido desapareciendo progresivamente. El objetivo ha sido siempre la constatación empírica que ha ido sustituyendo la «ciencia del alma´´ (como en ocasiones se ha denominado a la psicología) por la «ciencia sin alma´´ o ciencia empírica.

La reminiscencia de las tradiciones antiguas que consideraban el alma como parte esencial de la existencia humana, se sigue manteniendo en nuestro imaginario colectivo. El ser humano está necesitado de una instancia duradera que le confiera cierta identidad, y muchas veces esto se nos escapa de la realidad material en la que vivimos sumergidos. Tanto es así que hasta conferimos a animales, plantas u objetos un núcleo espiritual que los mantiene con vida y que les es esencial para su propia existencia.

 

 

Este hecho descansa sobre la creencia de que nuestros «estados mentales´´ pueden continuar después de la muerte, conformando así el concepto de alma. De este modo le conferimos dicha capacidad espiritual a casi todos los seres vivos u objetos que nos generan apego.

 

¿Como vemos el alma?

Dentro de las diferentes representaciones del alma que han existido en épocas y culturas pasadas, la que mas ha predominado ha sido considerarla como una esencia inmortal que define el concepto del sí mismo. Cuando afirmamos que «alguien no tiene alma´´, normalmente hacemos referencia a aspectos de su personalidad o forma de ser/actuar. 

Por otro lado también solemos darle ciertas características espaciales a este concepto, siendo capaz incluso de cambiar su forma o apariencia,  de separarse del cuerpo o localizarse en el espacio. Esto es bastante paradójico teniendo en cuenta su naturaleza no corpórea.

 

Experiencia extracorpórea

 

Claramente se trata de un intento de cosificar algo que ni si quiera es un objeto y lo hacemos con la intención de hablar de estados mentales que no podemos comprender o afrontar si no es con metáforas o sentido figurado. 

A pesar de tratarse de un error categorial que aparenta carecer de toda lógica posible, las personas no solemos tener problemas para aceptarlo. Es entonces cuando surgen numerosas cuestiones sobre cómo puede influir el alma en nuestro cuerpo. Ya Descartes hablaba de la ubicación del alma en la epífisis, lugar físico que permitía conectarse con el cuerpo. 

Pero como contraposición, sobre todo para aquellos más escépticos, encontramos el dualismo intuitivo con el que nos hemos criado a lo largo de toda nuestra vida. Desde pequeños aprendemos a diferenciar los estados mentales de lo material, ya que muchas de las cosas que pasan por nuestra mente no se encuentran reflejadas en la realidad. Esto dificulta la concepción del alma como parte influyente en el cuerpo, pues se trata de materias distintas y la mente racional no puede percibir el alma en ninguna parte.

 

Concepto metafórico

 

Sin embargo, si seguimos cuestionándonos, ¿qué es lo que hace que mi cerebro actúe por si mismo? parece difícil encontrar una clara respuesta. Podemos rescatar  la idea del Primer motor inmóvil de Aristóteles, ¿pero dónde se encuentra? Parece ser que nadie lo ha visto… y hasta ahora nuestro cerebro no aparenta poseer ninguna instancia autónoma que determine sus decisiones conscientes y comportamientos. ¿Entonces cabría aquí la posibilidad de incluir el alma dentro de la fórmula? Algunos piensan que si, otros no tanto (si a la ciencia nos remitimos).

Si creemos o no, es subjetivo

En muchas ocasiones hemos podido escuchar la expresión «ha vendido su alma al diablo´´ y lo que podemos deducir de ella es el significado subjetivo de que alguien ha faltado a sus principios por un beneficio mayor. 

Son algunos los estudios que revelan que la creencia o concepción del alma atañe al modo en cómo pensamos sobre nosotros mismos y los demás. Es decir, parece que el alma puede servir como un refugio para nuestro autoconcepto y percepción del mundo. 

Por otro lado, el alma nos permite perder el miedo a la muerte, porque si nos paramos a pensar en qué será de nosotros cuando «pasemos al otro mundo´´ seguramente nos podamos imaginar o vagando por la penumbra de la noche, en el limbo o siguiendo una brillante luz. De algún modo nos imaginamos desde fuera y esto refleja nuestra necesidad de compensar de algún modo la idea de la propia inexistencia. 

 

Ascensión del alma después de la muerte

 

Nuestro cerebro automáticamente se disocia de la idea de muerte, ya que si estuviésemos pensando en nuestro ultimo día durante todos los días, no seríamos capaces de vivir tranquilos. Y cuando se nos ocurre pensar en la muerte, nos contamos la «historia´´ heredada culturalmente, de nuestra permanencia en algún otro lugar inmaterial. Imaginarnos cómo es estar muerto, excede nuestra capacidad representacional. Es evidente que nuestra mente retrocede ante la posibilidad de no existir.

A todo esto cabe añadirle que somos capaces de aceptar que hace cien años no existíamos. Pero no aceptamos con mucho gusto la idea de no existir dentro de cien años. Este podría ser uno de entre los varios motivos que nos facilitan la creencia de poseer un alma que además de persistir en el mas allá, nos mantiene vivos en el presente. 

«SI EL ALMA ES INMORTAL, NUNCA DESAPARECERÉ…´´

Objeción científica 

Desde la ciencia podemos encontrar cada vez más explicaciones de sucesos próximos a la muerte o experiencias como el dejà-vu, que descartan por completo el concepto de alma o del mas allá. Como consecuencia, dentro de este terreno va avanzando  la comprensión de la mente desde fenómenos basados en leyes naturales.

Incluso en el campo de la filosofía encontramos especialistas que afirman que en este siglo no tiene por qué haber problemas para despedirnos de la idea clásica de un alma inmortal. Parece que la neurociencia cognitiva ayuda en esta idea, puesto que dilucida con precisión el modo en el que el cerebro lleva a cabo sus funciones mentales. 

 

 <<He diseccionado muchos cadáveres y nunca he hallado un alma>>

                                                                (Rudolf Virchow, médico, 1821-1902)

 

Evidentemente este avance repercute en el modo en el que percibimos nuestros procesos mentales y la idea de que pueda existir un mas allá va siendo difícil de argumentar con «tanta facilidad».

En sus inicios, se consideraba al alma como una entidad superior a la consciencia, comprendiendo un principio vital para la vida. Sin embargo con el paso de los siglos, hemos ido obteniendo mas información sobre el funcionamiento fisiológico del cuerpo y de la mente, por lo que se ha ido desechando este constructo como medio de explicación de las funciones vitales. Hoy en día empleamos el concepto de alma como sinónimo de psique, lo cual la destierra de toda connotación extrasensorial. Esto demuestra que el concepto seguirá transformándose con el paso del tiempo. 

Entonces nos surge la cuestión de si estos avances implican que el alma vaya quedando cada vez más encapsulada en el ámbito de la fe… Algunos profesionales afirman que el alma inmortal hoy ya solo es un concepto teológico, pero a pesar de ello sigue habiendo personas que se aferran a ella porque les hace sentir mejor o porque les aporta unidad personal y cierto auroconcepto de sí mismas. 

Cierto o no, la creencia en el alma no podemos fundamentarla con argumentos concluyentes, lo que hace que algunos se refuercen en ideas como que ya estamos inmersos en un proceso en el cual nos estamos deshaciendo de la creencia en el alma y en el mas allá. La ciencia aboga por sustituir viejos enfoques por otros nuevos que se presentan mas explicativos y empíricos. De este modo, el avance se determina eliminando los supuestos errores de hipótesis aparentemente obsoletas. 

Como conclusión 

Podremos decir que los concepto de alma, cerebro y consciencia han ido cambiando sus sentidos y significados a lo largo de la historia. Pasando por funciones religiosas, metafísicas, culturales y científicas, se han ido adaptando a los tiempos de guerras, tratados y descubrimientos científicos. 

Todo esto refleja que este proceso todavía no ha llegado a su fin. Nuestra comprensión se ve comprometida y seguirá evolucionando en función de los avances científicos, clínicos y filosóficos.

Horkheimer: la opresión del individuo moderno

Continuamos en esta entrada con la Crítica de la razón instrumental (1947) del filósofo alemán Max Horkheimer, perteneciente a la Escuela de Frankfurt. Si en la anterior exponíamos su crítica a la concepción de la naturaleza como mero medio de supervivencia al servicio de una razón que se entiende como pura capacidad de adaptación, en ésta exponemos su crítica a la opresión que sufre el individuo por las estructuras de poder sociales, económicas y culturales en la época del industrialismo.

Afirma Horkheimer que la individualidad es propia de sociedades civilizadas y sus capas superiores. La individualidad presupone el sacrificio voluntario de placeres presentes en aras de la seguridad y conservación espiritual y material de la propia existencia. Cuando no hay posibilidad de llevar vida de ese tipo no hay alicientes para eso.

La individualidad empieza a gestarse en la Polis griega, según Horkheimer. Sócrates fue el primer filósofo de la individualidad. Con él empieza a ponerse de manifiesto la contradicción entre la conciencia individual y el Estado. Las filosofías helenísticas separaron al individuo del Estado, claudicando así de la emancipación del individuo, que siempre supone la emancipación de una sociedad atomizada, no la separación respecto a ésta. Las virtudes deben ser virtudes sociales siempre además de individuales; cuando el hombre se olvida de los asuntos comunes, políticos, la tiranía se impone.

En la Edad Media la idea de individuo se vio fortalecida con el cristianismo. El hombre, cada hombre, es creado a imagen de Dios, siendo todos iguales ante él. Dios a su vez se hace hombre en la figura de Cristo, presente como luz interior en el alma de cada sujeto humano, que aspira a la inmortalidad y salvación individual. Mediante la devaluación del yo empírico el individuo adquiere un nuevo valor trascendente, sostiene Horkheimer.

En la era de la libre empresa, la individualidad se subordinó a la razón autoconservadora: se convirtió en mera síntesis de los intereses materiales. Para el liberalismo burgués el progreso de la sociedad reside en la interacción recíproca automática de los intereses divergentes en un mercado libre. El individuo persigue sus intereses a largo plazo privándose de las satisfacciones inmediatas (ascetismo intramundano preparado por el calvinismo). El individuo burgués no veía la oposición con la comunidad, sino que creía que sólo la competencia entre individuos traería armonía social.

La época de la gran industria ya no es la de empresarios pequeños propietarios individuales con capacidad para predecir el futuro, dice Horkheimer. El individuo tiene mayores posibilidades pero también mucha mayor incertidumbre, y sus decisiones concretas son más efímeras. Cada vez depende menos de su capacidad de previsión y más de las luchas naciones e internacionales de los colosos de poder. En la medida en que el individuo se adapta a todos los grupos de poder en los que entra, en la medida en que se transforma en miembro de organizaciones, en que sacrifica sus posibilidades para complacer a tales organizaciones y a conquistar influencia en ellas, consigue sobrevivir. Se trata de supervivencia por mimetismo. Un pensamiento que no esté al servicio de unos de esos grupos, al servicio de la industria, es nulo. Los anuncios imbéciles, producción de instrumentos de dispersión, han convertido la utilidad en evangelio.

La organización del trabajo es un negocio más, afirma Horkheimer. La fuerza de trabajo no sólo es comprada por la fábrica y subordinada a las exigencias de la técnica, sino que es administrada también por los sindicatos. Paralelamente al desvanecimiento de las ideologías religiosas y morales y a la eliminación de la teórica política en valor de la investigación empírica en sentido positivista (la sociología ha capitulado de su intención crítica y transformadora de la sociedad), el pensamiento de los trabajadores tiende a amoldarse a la ideología mercantil de sus líderes. Bombardeados constantemente por las técnicas de la cultura de masas que inculcan los patrones de conducta, han aprendido que lo mejor es seguirlos, aceptar la injusticia.

Tanto el trabajo asalariado como el capital están interesados en mantener y ampliar sus controles. Ambos son tecnocráticos. Se condena la improductividad y el capital ocioso; el propio descanso se ve como un vicio cuando no es necesario para realizar un trabajo ulterior. No se trata de la producción sin más, sino de las formas en las que tiene lugar: las relaciones recíprocas de los humanos en el seno del industrialismo. El esfuerzo, la invención y la investigación se convierten en ídolos. El trabajo duro ya no se recompensa por la esperanza en una plenitud, sino que la actual ideología glorifica el trabajo por el trabajo mismo, conduciendo al rencor hacia todo trabajo. La decadencia del individuo no se debe pues a los logros técnicos ni al hombre, sino a la estructura del espíritu que gobierna la vida social. El espíritu objetivo de este tiempo adora la técnica, la nacionalidad y la industria sin conferirles un sentido.

La productividad, su relevancia económica, es la utilidad para las estructuras de poder, y no para las necesidades de todos. La pérdida de individualidad de los miembros de la sociedad no se ve recompensada por la racionalidad de la organización. No hay zonas de seguridad ya; el individuo no se puede mantener en pie ante la maquinaria social. Frente a la ideología dominante, la reflexión crítica debe reivindicar como verdaderos individuos a los mártires, a las víctimas de la opresión, y no a las hinchadas personalidades de la cultura de masas ni a los dignatarios. Para Horkheimer la tarea de la filosofía es traducir lo que han hecho dichas víctimas a lenguaje.

 

Referencias:

Horkheimer, M., Crítica de la razón instrumental, Trotta, Madrid, 2002

El lado sanador de la creatividad tras un trauma

La resiliencia implica necesariamente, el haber sufrido un trauma previamente. En esta entrada voy a tratar la sanación del trauma a través de la creatividad, que será el vehículo hacia la resiliencia.

El trauma supone un evento que sorprende, genera impotencia y tiene significado para la persona. Precisamente por el significado que contiene, su recuerdo no desaparece por mucho que la persona luche por controlar sus pensamientos o reminiscencias. Así pues, uno llega a entender e incluso a aceptar que es inútil seguir luchando en contra de la aparición de éstos, pero ¿cómo puede seguir viviendo con este recuerdo?

Lograr convivir con el trauma implica la búsqueda de soluciones creativas. Este tipo de respuesta es el vehículo de salvación tanto para los adultos como para los niños que han sufrido o incluso sufren en un periodo continuado un trauma. Por regla general, los niños que han sufrido un trauma, repiten sus acciones y por ello actúan en el juego de forma monótona y repetitiva hasta que logran a través de pequeñas modificaciones, sentirse menos indefensos. Sin embargo, los adultos, empleamos otras vías como son la narrativa o discurso, los sueños o visualizaciones.

Dado que erróneamente los adultos intentamos explicar, justificar o razonar los traumas con los más pequeños, me gustaría hacer unos breves apuntes de cómo los niños trabajan los traumas por sus propios medios.

Normalmente, el juego en los niños suele ser rico tanto en temática, como en personajes y escenario. Sin embargo, tras haber sufrido un trauma el juego del niño suele cambiar radicalmente, empobreciéndose, de manera que pese a cambiar de personajes o de juego, la temática se mantiene en todos ellos, siendo el tema repetitivo la propia experiencia traumática. Gaynor Lacey estudió en los años 70 a niños que habían sufrido el mismo evento traumático en la escuela. Describió las consecuencias de este trauma refiriendo la monotonía de los juegos, además de presentar ciertas dificultades y cambios en el desarrollo de la personalidad.

Con la monotonía en el juego o la repetición se busca aliviar la tensión del trauma. Así, el juego postraumático se caracteriza por ser un juego monótono que busca cumplir un deseo interno, que bien puede ser buscar una vía para soportar el miedo o bien, el deseo de cambiar el final por uno feliz. En la repetición del juego, el juego no libera ansiedad, al contrario, puede llegar a crear más tensión o sentimiento de indefensión, porque independientemente de los caminos que tome el niño en el juego, el final siempre es el mismo. Debido a que el trauma exige cambio y creación de alternativas, el juego no sólo perdura sino que aumenta la creatividad. Ésta surge en el momento en el que tras el juego repetitivo el niño logra deshacer la experiencia, modificando las respuestas que dan los personajes del juego e incluso creando nuevas soluciones y así se logra el alivio.

A través de la narrativa, uno construye formas de representar el mundo que lo hacen más comprensible. El poder entender, percibir el mundo como coherente proporciona seguridad. Y esto mismo puede suceder cuando narramos las heridas. Reconstruir un recuerdo provoca cambios en nuestro discurso, en cómo lo narramos y por tanto en la emoción, de manera que en la expresión del mundo íntimo encontramos una vía para mejorar el control emocional. En el caso de los niños que emplean la narrativa como medio sanador, éstos no obtienen el resultado reparador que esperan porque el grado de comprensión, abstracción y creación de significado a través de la narrativa es mucho menor que el de los jóvenes o adultos.

Un claro ejemplo de las dificultades que presenta la narrativa en los niños se refleja en los denominados “niños adultistas”. Ante el daño que le puede provocar un adulto con el que mantiene una relación afectiva, como un profesor o los propios padres, el niño se ampara en un discurso de tipo: “pobre, no sabe controlarse”, “me da pena”, “no sabe hacerlo mejor”.

Este comportamiento adulto puede verse como un intento por evitar enfrentarse a una realidad mucho más dura, pero exige una capacidad de control excesivo. Además, la narrativa del niño busca encontrar una forma de ser amable con el adulto no para lograr su amor, sino para liberarse y no depender del amor de los otros. Por lo tanto, con esta vía el pequeño no logra reparar el vínculo sino afianzar un patrón de relación más bien evitativo o distante ante otras posibles relaciones afectivas.

Cuando se habla de trauma durante la infancia, la primera cuestión que suele venirnos a la cabeza es el papel de los padres, ¡¿pero cómo no se dan cuenta?!

Por regla general, los padres suponen para el niños un refugio seguro en aquellos momentos en los que sufre algún malestar. Los padres ofrecen protección, consuelan y organizan los sentimientos del pequeño y el niño se apoya en los padres para explorar porque tiene la certeza de que éstos lo cuidan en la distancia. Pero lo cierto es que sólo un tercio de la población tiene la suerte de contar con este nivel de seguridad hacia los padres.

Lo más común es encontrarnos con jóvenes que sufren de grandes carencias afectivas bien porque se encuentran en una situación en la que la familia se encuentra en riesgo de exclusión social o en una familia que en búsqueda de éxito, no ofrece seguridad a los hijos al no ocupar el lugar que le corresponde en la vida del niño. En ambas situaciones lo que se produce es una baja disponibilidad física y/o emocional de los padres, de manera que el niño no puede contar con este refugio seguro en el que ampararse. Un caso extremo sería el aislamiento sensorial, en la que se da una privación afectiva tal que el niño se muestra hipersensible a cualquier estimulación y con más intensidad si es de tipo afectivo. En estos casos el niño no sufre por dolor ni pérdida sino que vive la indiferencia, un abandono de tipo emocional que produce un embotamiento de sus percepciones bien por no existir una figura afectiva destacada o bien porque las vivencias de uno no tienen significado; en ambos casos el resultado es la creación de un mundo bastante borroso y desestructurado.

Retomando el ejemplo de los niños adultistas, si nos encontramos en una familia en la que los padres no muestran empatía por el niño, puede que éste llegue incluso a responsabilizarse de la situación actual de los padres. Así, cuando uno juega a ser adulto, o cuando se siente mayor crea una imagen de sí mismo como “bueno” al hacer felices a otros, ser fuerte, no dar problemas, pero también generoso al cuidar de algún miembro de la familia u ofrecer su apoyo a los adultos de la casa.

 

La superación del trauma a través de la creatividad: un gran paso hacia la resiliencia

Los temas del trauma son difíciles de expresar, por eso en el arte, en el crear, encontramos a grandes genios que a lo largo de sus vidas han sufrido uno o diversos traumas.

La imaginación libera a uno del contexto, soñando volamos y nos protegemos, nos distanciamos de nuestra situación. La imaginación también nos ayuda a fantasear con el ideal de nosotros mismos y por tanto puede darnos pistas de hacia donde dirigirnos para parecernos cada vez un poco más a esa idea.

El crear implica expresión y ésta se puede compartir con otros  mejorando las relaciones de tipo afectivo. En el contexto social y cultural en el que vivimos, a los niños se les facilita el que se vinculen con otros niños aunque sea en instituciones como el colegio, precisamente porque en el juego, en el intercambio creativo, los niños aprenden a vincularse a otros niños que serán figuras reparadoras en muchas ocasiones, y por tanto podrán aprender entre otras cosas, formas de amor alternativas o diferentes a las que viven con sus familias.

La creatividad según Sternberg es un fenómeno multifacético, es crear y construir desde el pensamiento divergente. La búsqueda de uno mismo a través del arte tiene como esencia considerar a la expresión artística como el instrumento sobre el cual uno se conoce a sí mismo. Esta concepción se ha dado desde el Renacimiento, donde el artista intelectual, reflexivo y misántropo, se aislaba del mundo para poder escucharse. Pero el arte no sólo es síntoma, sino también catarsis, y esta concepción se afianzó en el Romanticismo en el que los artistas buscaban el experimentar las emociones desde diferentes experiencias como a través de la soledad, el riesgo, las drogas, etc.

La creatividad calma como el soñar y construye, crea un imaginario que se puede compartir y este es el comienzo de la resiliencia, porque en la construcción, en el compartir con otros, se crean nuevos significados y experiencias que ayudarán a dar coherencia al entorno. Así, la persona resiliente no se olvida del evento traumático, no lo edulcora ni lo niega, sino todo lo contrario, la persona más allá de escapar de él, convive con esta memoria como con tantas otras, la tiene presente porque explica muchas de sus actitudes o comportamientos e incluso la explota a través del arte, siendo capaz de comunicar estados emocionales con gran maestría.

Según autores como Terr, Cyrulnik, Baradon o Herman, los factores de la resiliencia son el logro de la seguridad afectiva y de la responsabilización en crear un proyecto de vida. Alcanzar la resiliencia implica en las personas que lo han logrado un previo proceso de trabajo y movilización hacia una “mejor versión de uno mismo”, crear relaciones afectivas y lograr formas nuevas de expresar su mundo interior, construyendo desde la coherencia.

En todo este proceso de aprendizaje, la creatividad juega un papel muy importante por lo que se podría afirmar que el origen de la resiliencia se encuentra en el imaginario.