La música calma las bestias del alma. Es la llamada hacia la movilización. Es el arte del contagio. La música nos penetra, conquista nuestro mundo emocional y logra que nos expresemos. Podemos llegar a sentir su influencia en cada poro de nuestra piel y la neurociencia ha logrado estudiar la influencia que tiene sobre nosotros a nivel cerebral.

La música logra liberar adrenalina, impregnando a nuestro cuerpo de excitación, generando tensión muscular, dilatando las pupilas, aumentando la frecuencia cardiaca, el ritmo respiratorio y la presión arterial. Sin embargo, la música, en general no produce estos efectos siempre. La música activa diferencialmente el cerebro dependiendo de si produce placer o displacer, si la escuchamos o la tocamos, si es una pieza aprendida o si en cambio, estamos improvisando.

El lenguaje de la música

La música no es un lenguaje pero es una poderosa arma de comunicación, traspasa culturas y épocas, nos evoca recuerdos. Una pieza nos puede hacer conectar con un amplio abanico de emociones e incluso puede llegar a contrariarnos, asociamos ideas y nos moviliza a tantos niveles que parece complicado encontrar otra mejor herramienta para provocar revoluciones o crear un sentimiento de unión.

Es cierto, todos (incluidos los políticos más rancios) la hemos empleado, para sentirnos mejor, para generar un cierto clima, para animar una fiesta o incluso para hacer saber a la gente de que es hora de que se marchen a su casa. La música es efectivamente poderosa y junto con las emociones que provoca, satisface la necesidad de actuar y de movilizarnos.

El lenguaje verbal surge de la necesidad de comunicarse de forma precisa. Sin embargo, la música, con o sin letra, con un uso mayor o menor del lenguaje simbólico, nos atraviesa como una bala, comunicando y provocando emociones que el lenguaje verbal no alcanza. La música organiza y combina sonidos pero resulta mucho más potente que el lenguaje verbal porque solamente a través de la melodía la música logra transmitir lamentos, dolor, alegría, plenitud, o todo ello en una misma pieza musical.

Es un idioma común que en sus orígenes fue expresión emocional espontánea y que ha evolucionado, presentando reglas y simbología propias gracias a un ejercicio de abstracción cognitiva (capacidad cognitiva de los humanos por excelencia) que busca la armonía y la facilitación de la comunicación de ideas y sensaciones con el potencial oyente.

En este ejercicio de análisis y construcción de conceptos también ha tenido lugar la medida del ritmo, la creación de la métrica. Esto es un ejemplo de lo contrariados que puede hacernos sentir la música, porque si bien hasta ahora hemos hablado de que la música es emocional, catárquica, pasional e irracional, parece ser que también puede ser racional o cerebral. De hecho, aquellas piezas que se matematizan y pierden su componente emocional desechando la melodía se conocen como “atonales” o “cerebrales”.

El fenómeno de la improvisación

La improvisación implica inspiración creativa y ejecución en paralelo. Implica dejar surgir ideas novedosas mientras se actúan. Esto irremediablemente nos recuerda a Freud, el cual abandonó la hipnosis para desarrollar su técnica de asociación libre como método de estudio del inconsciente. Con la asociación libre, Freud logró trabajar con los pacientes en estado de vigilia, permitiendo que fluyesen las ideas de forma improvisada, sin discursos ya formados y se generasen por asociación, otras ideas novedosas con el fin de que produjeran un cambio en el paciente.

La improvisación supone la ausencia de aprendizaje previo y efectivamente, la neurociencia vuelve a darnos información de lo que sucede a nivel cerebral cuando una persona se encuentra improvisando. Así, a través de resonancia funcional se percibe una inhibición de las áreas que tienen que ver con el aprendizaje, áreas que se encargan de la planificación, de manera que esta inhibición permite que las ideas broten sin control ni bloqueos. De hecho, lo único que se mantiene activo de igual forma que cuando se toca una pieza ya conocida y aprendida, es la corteza motora y sensitiva que se encargan de las praxias, es decir, de la ejecución de la misma.

Asimismo, la neurociencia ha mostrado que las personas creativas presentan un desequilibrio en la neurotransmisión cerebral. Así, muestran mayores fluctuaciones en el sistema dopaminérgico- adrenérgico (sistema de recompensa y excitación) de manera que el proceso creativo (1. ensoñación/incubación de la idea; 2.revelación súbita o ajá, darse cuenta y 3. ejecución/ verificación, materializar la idea) se ve afectado por la facilidad con la que la persona supera cada fase de dicho proceso. La mayor inestabilidad que presentan las personas creativas se materializa en un estado de alerta más acentuado, desconexión más acentuada durante la ensoñación y una activación más intensa durante la ejecución.

Estas fluctuaciones en el sistema dopaminérgico- adrenérgico también se observa en ciertos trastornos neuropsiquiátricos, tales como el Trastorno Bipolar, Trastorno Obsesivo- Compulsivo, Tourette o en lesiones cerebrales, por lo que no es coincidencia que los grandes genios de la historia fuesen personas tildadas de raras o excéntricas.

Por ejemplo, el Trastorno Bipolar se caracteriza por una gran inestabilidad emocional que provoca estados alternos de depresión y euforia. Esta inestabilidad emocional se debe a una inestabilidad dopaminérgica que provoca también oscilaciones en la creatividad. Artistas con este trastorno como es el caso de Korsakov y Schumann hablan de su proceso creativo describiendo que en estado depresivo se produce un bloqueo donde aparece la improductividad, mientras que en el estado de euforia, estado en el que aparece el entusiasmo, la energía, intensa actividad mental y aceleración, se produce una gran productividad. Esto se debe a que la capacidad creativa depende del sistema dopaminérgico- adrenérgico. En el caso del Trastorno Bipolar, en el que se da una inestabilidad en este sistema, el desequilibrio puede deberse a una baja producción de dopamina o una exagerada sensibilidad de sus receptores sinápticos.

Esta inestabilidad dopaminérgica también se observa en el Síndrome de Gilles de la Tourette que sufrió Mozart e igualmente en el Trastorno Obsesivo Compulsivo donde se da un desequilibrio en los sistemas serotoninérgico y dopaminérgico.

En el daño cerebral, las lesiones izquierdas acentúan la capacidad musical. El hemisferio izquierdo se encarga del pensamiento racional, analítico. Si este hemisferio se encuentra dañado, lo que sucede es que se potencian y afloran las capacidades del hemisferio no dañado. En este caso, del hemisferio derecho, encargado de que las ideas interactúen de forma espontánea, produciéndose asociaciones y la creación de ideas novedosas.

Dado que el hemisferio derecho es dominante en el campo de la música, se acentúan las capacidades musicales. Dentro del daño cerebral, un caso muy conocido es Ravel que con sus 52 años comenzó a sufrir un deterioro en el hemisferio izquierdo que le afectó en la escritura y en la pérdida de habilidades musicales, en concreto, en la notación y ejecución aunque mantenía un reconocimiento de tonos y melodías. Bólero, fue compuesta en esta época. Esta pieza es un claro reflejo de lo que le sucedía: la reiteración en la rítmica y métrica muestra el daño en el hemisferio izquierdo, pero la tonalidad y la melodía se potenciaron y reforzaron hasta convertir a Bólero en una de sus obras más conocidas.

 

CategoryPsicología