Parentalización: cuando un NIÑO se convierte en PADRE

A menudo podemos observar en diferentes épocas o lugares del mundo que, a los niños se le exige ser adultos en miniatura. No es nuevo ver a los niños realizando tareas o actividades que corresponde solo y exclusivamente al mundo adulto. Puede verse reflejado en diferentes contextos tanto sociales, escolares como también en contextos familiares, donde se espera que los niños se ajusten y respondan de acuerdo a lo esperado para su adulto significativo. De esto no escapa la parentalidad.

familia

La familia puede dividirse en diferentes sub-sistemas, cada uno con roles “definidos”. En el enfoque sistémico, Salvador Minuchin con su Escuela Estructural, dan cuenta de la existencia de sub sistemas, entre los que destacan:

El sistema conyugal el cual se refiere a la relación de pareja, el sistema parental el cual hace mención a los padres – hijos, y tenemos el sub sistema fraternal que define a los hermanos. Igualmente tenemos a la familia extensa (tíos, abuelos, primos). Todos y cada uno se relacionan entre sí, definiendo una dinámica familiar que va a determinar la ejecución de roles, jerarquías, normas y límites.

Pero que pasa cuando en una familia, los roles no se definen adecuadamente y las jerarquías se diluyen? generalmente esto produce un movimiento en muchos casos desestabilizador, que provocará que los límites se traspasen entre los participantes, provocando  confusión de la identidad dentro de la familia.

Es muy importante brindarle a nuestros hijos experiencias que generen responsabilidad, sentido de pertenencia, cuidado personal y que moldeen hábitos que le faciliten su participación futura en la sociedad. Lo ideal es que las responsabilidades de estos niños este siempre orientado a su etapa de desarrollo (edad) y habilidades personales, que el niño vaya creciendo conociendo como es el mundo, pero sin olvidar que siguen siendo niños.

Parentalización: cuando un padre delega, siempre…

Hay muchos casos donde los padres deben mantenerse ausentes o distantes tanto física como emocionalmente de sus hijos, ya sea por razones laborales y sociales, o por otros movimientos como separaciones, enfermedades de larga data, muertes, en familia muy numerosas (4 hijos o mas), igualmente cuando un padre empieza a ubicar a un hijo como un sostén emocional, como un referente en momentos difíciles, otorgándole el lugar de “confidente”, suele traer como consecuencia en los hijos sobre ajustes compensatorios a las faltas de los que deberían generar los espacios de cuidado, afecto y protección: sus padres. Los hijos (generalmente el hijo mayor) entonces, empieza a sumir responsabilidades y tareas propias del sub – sistema parental. A esto anteriormente descrito se le define como Parentalización.

 Parentalización

La parentalización se define como la asignación del rol parental a uno o más hijos de un sistema familiar. Los hijos hacen de padres de sus hermanos, o incluso de un padre mismo. Este hijo parentalizado se encarga de su propio cuidado personal, del cuidado de su hermanos, del cuidado del hogar, y hasta de cumplir con roles sociales. Tenemos entonces a este hermano mayor (como un ejemplo) que se cocina a él y a sus hermanos, hace sus tareas y ayuda a la de sus hermanos, arregla la casa, hace las compras, y en algunos casos hasta va a la reunión de padres en la escuela, ya que el adulto al cual corresponde estas tareas se encuentra «ausente”.

En algunos casos estas conductas son reforzadas y observadas con orgullo por parte del resto del sistema familiar, suele verse como un espacio de “madurez precoz”, y como se vuelven funcionales ante este rol, se le siguen asignando nuevas tareas que van a ir perpetuando la confusión de la identidad y de los roles y límites dentro de la familia. La pregunta es: ¿Que pasa dentro de estos niños/jóvenes que viven estas experiencias?, ¿que pasa cuando esta situación se vuelve parte de la dinámica estructural de la familia?

 

Parentalización: la experiencia de ser hijo y padre a la vez

Principalmente estos niños o jóvenes dejan de vivir su etapa de desarrollo, dejan de vivir su infancia para poder adaptarse a una etapa más compleja, se convierten precisamente en adultos en miniatura, por lo que pueden evidenciar dificultad para desarrollar relaciones con sus pares adecuadas y sanas. Esto hace que salten una etapa que debe ser hermosa y nutritiva, dejan de ser niños, y empiezan a cumplir funciones de un adulto. Es un carga muy pesada que inevitablemente traerá consecuencias para su vida inmediata y adulta.

Esto igualmente trae consecuencias en el sistema fraternal. El hijo parentalizado ya tiene un poder que lo ubica en el sistema paternal, lo cual hace que se desconecte del sistema fraternal, suelen evidenciarse dificultades en las relaciones entre hermanos, aflorando rivalidades o celos entre ellos, marcando conflictos que pueden ir perpetuándose en el tiempo y generando así la alteración definitiva del sub – sistema fraternal. Los hijos parentalizados “juegan a ser padres”, utilizando intuitivamente los recursos observados o naturales necesarios para abordar diferentes situaciones. En algunos casos estas posturas son acatadas por los hermanos como un proceso natural, aceptando y cumpliendo con la función de “hijo”, normalizando así la parentalización de su hermano, quienes en algunos casos pueden utilizar estrategias de regulación y disciplinas inadecuados.

 Parentalización

La parentalización también puede traer como consecuencia la dificultad futura en desarrollar diferenciación con la familia de origen. Ese sentimiento de sentirse responsable eternamente de la salud y la estabilidad emocional de toda la familia, en especial de estos padres que le otorgaron este “poder”. Sienten la obligación de mantener el cuidado a este padre o madre. Esto puede generar conflictos al momento de decidir hacer vida en pareja, ya que se puede vivir con “culpa” la experiencia de separarse física y emocionalmente de este padre o madre. Por lo cual se altera o se vive con dificultad una ciclo natural de la vida y de la evolución como persona.

Igualmente una parentalizacion puede traer como consecuencia la dificultad de desarrollar una autoestima sana, la constante obligación de satisfacer los deseos y cuidado de los demás, dificultara la exploración de las necesidades y potencialidades propias, por lo que enlentece el proceso de auto conocimiento. Cuando adultos suelen ser expertos en cuidar a los demás, lo que puede orientar decisiones de profesiones u oficios futuros.

Este video aporta un espacio de reflexión sobre la paternidad y sus efectos en la vida adulta de un hijo. REDES-APRENDIENDO A SER PADRES

Parentalización 

Sin embargo, es importante destacar que los padres en muchas oportunidades no se dan cuentan que están generando espacios de parentalización que pueden afectar a sus hijos. Estos padres a su vez, fueron hijos, y podrían estar respondiendo a pautas observadas durante su infancia (ver artículo Conectando con nuestras herencias familiares (transgeneracionalidad)). Para estos padre pueden estar normalizadas muchas situaciones que en su infancia estuvieron presentes y que en este momento están siendo utilizados como recursos de crianza. Es de importancia generar espacios que generen la visualización de estas dinámicas que pueden repercutir en la salud mental de la familia, de manera de provocar cambios favorables para el desarrollo de los hijos.

 

Las palabras claves en este sentido son: perdonar, reconocer, aprender, reparar y crecer

Perdona

Podemos darnos cuentas que vivimos en carne propia un proceso de parentalización durante nuestra infancia. Sin querer, nuestros padres no pudieron sanar sus propias historias y repitieron pautas con nosotros. En su momento tus padres te entregaron lo que ellos pensaban que era lo mejor para ti. Como se describe en el articulo Conectando con nuestras herencias familiares (transgeneracionalidad), fue un regalo que ellos te hicieron a ti, seguramente con amor, pero que quizás en algún momento olvidaron ver el daño que podías causar en ti alguna de sus decisiones como padres. Una noticia: no tienes porque repetir la historia. Puedes marcar diferencias entre tu historia y la de tus hijos.

Parentalización

Reconoce

Darte cuenta que quizás estas repitiendo tus historias familiares te da la oportunidad de generar cambios y giros positivos en el ejercicio de tu paternidad.

Aprende

Aprende que tu eres responsable de tu propia vida, y de que tus hijos tienen Derecho a vivir la suya propia.

Repara

Si sientes que tus experiencias infantiles aun generan dolor, busca un espacio terapéutico para sanarlas. Busca apoyo y espacios de crecimiento para ti. Por fortuna la estigmatización de la consulta psicológica ha ido en decrecimiento, aumentando así  la demanda de psicoterapia. No tengas miedo al dolor, al contrario, la psicoterapia sera un espacio protegido para enfrentar ese dolor y para salarlo.

Crece

Es una oportunidad única para hacer mas nutritiva para ti tu parentalidad, y por consecuencia para tus hijos. No te pierdas la oportunidad de ser padre, no dejes que tu hijo pierda la oportunidad de ser hijo y niño. Finalmente evalúa si estas utilizando pautas de crianza que ayuden a tus hijos a abrir sus alas y a volar por sus propias fuerzas o por el contrario le estas brindando espacios para mantener sus alas cerradas.

 

Dejar ir también es una forma de crecimiento.

Solo hay dos días en el año en los que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y el otro se llama mañana. Hoy es el día correcto para amar, creer, hacer y vivir.

 

Fuente:

3 thoughts on “Parentalización: cuando un NIÑO se convierte en PADRE

  1. Buenas noches, os ha dicho alguien que vuestro sito web puede ser adictiva ? estoy preocupada, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y estoy muy feliz cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazos, MUCHAS GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

    Saludos

    • Gabriela Hernández
      Gabriela Hernández

      Estimada,

      Gracias por tu cariño, nos alegra el corazon saber que nuestras lineas impacten de manera positiva en la vida de nuestros lectores! Tus palabras nos motivan a seguir trabajando duro y comprometidos a poder aportar un granito de arena para la salud emocional, fisica y espiritual de todos a los que nuestras palabras logren alcanzar! esperamos seguir compartiendo experiencias y de que tu nos acompañes en el camino!

      Un abrazo grande!
      Gabriela

Comments are closed.