La medicina convencional, por lo general, se centra en tratar los síntomas de la enfermedad en lugar de ir a la raíz del problema y solucionarlo. Si tienes dolor de cabeza tomas una pastilla para aliviarte, esto es un parche temporal. La enfermedad es el resultado de un bloqueo o sobrecarga energética en nuestro sistema. Estos bloqueos suelen estar causados por emociones reprimidas o pensamientos destructivos.

El origen del Reiki se remonta miles de años atrás en el Tibet. Las primeras escrituras que hablan de este sistema se encuentran en los “Sutras del Loto”, una transcripción del ultimo sermón de Gautama Buda. En ellos se describe un proceso de sanación en el que la energía universal es canalizada y transmitida mediante la imposición de manos. Siglos después este sistema fue redescubierto y desarrollado por el doctor Mikao Usui.

Usui descubrió que a pesar de la efectividad de este método, los pacientes que acudían a él sufrían recaídas al cabo de un tiempo. Y era  precisamente por que el Reiki estaba siendo empleado del mismo modo que la medicina convencional. La gente sanaba temporalmente pero mantenía sus malos hábitos a nivel mental. Fue entonces cuando estableció los principios para la buena salud.

Estos 5 principios pueden y deben ser utilizados cada día a modo de mantras. Son instrucciones que enviamos a nuestra mente para mantenerla en un estado propicio para nuestro desarrollo personal y espiritual.

Reiki

 

I. Solo por hoy no me enfadaré.  Solo por hoy dejaré las cosas pasar y estaré en paz.

El enfado con uno mismo o con el mundo entero crea serios bloqueos en la energía. Es nuestro enemigo interno mas complejo. Dejar marchar el enfado trae paz a la mente. Pero… ¿Que es el enfado? El enfado es una reacción, no una acción. Nosotros creamos la ira. Nuestra mente hace que se produzcan componentes químicos que nos hacen sentir enfadados, nuestros cuerpos se tensan, el pulso se acelera, las emociones se nublan y o bien nos tragamos el enfado o se lo transmitimos a otras personas.

Esta energía negativa es perjudicial para nuestro cuerpo, mente y espíritu. Es puro veneno.  Con el tiempo acaba formando parte de nuestro sistema de respuesta autónomo. Si nuestra respuesta habitual es enfadarnos nos convertiremos en personas enfadadas. El hecho de enfadarnos no cambia nada, entender los motivos y dejarlo pasar nos hace evolucionar y estar mejor.

El enfado y el resentimiento normalmente provienen del deseo de cambiar algo en el pasado, algo que desafortunadamente es inviable, lo que si podemos hacer es cambiar el presente y así mejorar el futuro. Cuando dejamos de desear que el pasado hubiese sido diferente nos abrimos a la belleza del momento presente y la paz se nos hace disponible. Así que por hoy, solo por hoy haz borrón y cuenta nueva y libérate!

II. Solo por hoy no me preocuparé. Solo por hoy confiaré

¿De donde viene la preocupación? La preocupación se origina como consecuencia del miedo a algo que pueda pasar en el futuro. Quiere decirse que nos preocupamos por cosas que todavía no se han materializado. La preocupación está en la mente y por eso podemos evitarla. Cuando nos preocupamos, creamos una reacción mental hacia algo que todavía no ha sucedido. Experimentamos emociones antes de exista ninguna acción. Hacemos esto para prepararnos para el peor escenario posible, creando un estado interno de emociones destructivas.

Cuando estamos solos nos sentimos vulnerables y nos preocupamos por nuestra supervivencia. Nos preocupamos por lo que no tendremos mañana en lugar de por lo que tenemos hoy, cuando mañana es un concepto y hoy es la realidad. Como consecuencia de nuestro miedo al futuro, deseamos tener más de lo que necesitamos. Evitar la preocupación nos permite confiar en que seremos capaces de afrontar cualquier situación que el universo nos presente. Cuanto más creamos en que todo irá bien, mayor probabilidad de que esto suceda.

III. Solo por hoy seré agradecido. Agradece desde el corazón.

Cosas sencillas como dar las gracias, sonreír, perdonar, mostrar gratitud.. pueden hacer mejores las vidas de otros y las nuestras mismas. Dar gracias por nuestra existencia, por estar vivos, por todo lo que tenemos, por ser vehículos para el universo, Cuando estamos agradecidos por lo que tenemos en nuestras vidas somos mas propensos a atraer mas. Si sientes que no tienes esto o lo otro, estás enviando un mensaje de “insuficiencia” hacia el universo. Estas creando esa condición. Cuando agradecemos, sintonizamos con las frecuencias de la abundancia, nos abrimos a recibir.

IV. Solo por hoy haré mi trabajo honradamente.

Cuando nos referimos a trabajo, no lo hacemos exclusivamente entendiéndolo como aquello que nos proporciona el sustento para vivir, si no como la propia vida en si misma. Todos hacemos algo, todos tenemos una misión, ese es nuestro trabajo. Si trabajamos de forma honrada llenamos de propósito y significado nuestras vidas. Debemos de ser honrados no solo con los demás, si no sobre todo con nosotros mismos.

Es un buen momento para hacernos la pregunta, ¿Estás haciendo lo que quieres? Si no es así ¿Por qué? Si sientes que no sabes lo que te gustaría estar haciendo no pasa nada, forma parte de tu camino, pero igual es un buen momento para empezar a plantearte ¿Cuáles son las actividades que realizas en las que el tiempo se pasa volando? Trata de incorporar mas de esas actividades en tu vida. Por que el trabajo no solo se refiere al dinero. Haz tu trabajo con ilusión, vive tu vida con pasión y busca la sinceridad contigo mismo y con los demás

V. Solo por hoy seré amable con todo ser vivo.

Todos estamos conectados, somos perfectos. Si somos amables incluso en tiempos de adversidad, la amabilidad formará parte de nuestro sistema de respuesta autónomo. Seremos personas amables. Esto no significa que debamos permitir a otros que pasen por encima nuestro, debemos ser ante todo amables con nosotros mismos. La amabilidad es un estado del ser. Un estado que nos proporciona salud y armonía con el universo. Es el estado natural en el que deberíamos de permanecer en todo momento.

CategoryPsicología