¿Cómo estudiamos? técnicas básicas de aprendizaje

LA VUELTA AL COLE

Ahora, con la gran esperada »vuelta al cole» resurgen los intereses (siempre perennes) sobre el modo en que los alumnos aprenden sus lecciones. Es frecuente escuchar en los medios de comunicación la carga de estrés que los jóvenes de hoy en día tienen en sus estudios. ¡¡Son demasiados conocimientos para tan poco tiempo!! Por ello, durante más de un siglo de investigación se han estado realizando experimentos muy concretos para poder formular modelos de aprendizaje eficaces. Modelos que abaraten tiempo y permitan una mejor asimilación de la información. ¿Y cuál ha sido el resultado de tanto estudio? Pues bien, no existen formulas mágicas. Entonces, ¿cuáles pueden ser las estrategias o atajos que tanto ansiamos y que facilitan esta obligación a veces estresante?

El axioma radica en aprender a aprender de la forma más efectiva posible. Es fácil plantear la pregunta. Y más cuando se sabe que hoy día no existen modelos plenamente definidos a la hora de concretar cuál es la mejor manera de estudiar.

En la actualidad debemos asimilar más conocimientos que antaño, y no aprendemos mejor que los antiguos alumnos. Pero mantengamos la calma, no todo está perdido. Existen tantas formas de aprendizaje como capacidades y conocimientos posibles. Así, los psicólogos del aprendizaje están en constante trabajo para descubrir las vías más idóneas que nos permitan potenciar nuestras posibilidades.

 

EL ARTE DE APRENDER SIN FIN…

En épocas pasadas se consideraba que una persona había finalizado sus estudios tras acabar la educación escolar y la etapa de formación profesional o superior. Sin embargo hoy en día radica el lema de »Estudia durante toda la vida». La ciencia avanza y uno tiene que estar en constante actitud de actualización. Además el modo de estudiar también ha ido modificándose con el tiempo. Han apareciendo nuevos tipos de interacción con las materias a través de la era tecnológica en la que estamos sumergidos. Esto deja ver claramente que con anterioridad el procedimiento de aprendizaje era más estable (en el sentido de memorizar la lección, por ejemplo) mientras que ahora los alumnos tienen mayor libertad para manejarse con los contenidos.

 

jhtrasl

 

En nuestra sociedad donde prima el conocimiento, experimentamos una continua lluvia de información que nos llega desde muy diversas vías. Esto implica que tengamos que estar adaptándonos constantemente a los nuevos avances técnicos, a formas de comunicación cambiantes y a métodos de trabajo novedosos. Debemos formarnos de manera activa y creativa. De este modo tenemos que estar en constante renovación con el fin de adquirir nuevas competencias y mantenernos »al día».

 

ERRORES CLÁSICOS A LA HORA DE ESTUDIAR

Si tenemos que estudiar un examen para febrero, comenzamos a planificar cómo y cuándo estudiaremos las lecciones para poder alcanzar nuestro objetivo. Cada uno nos forjamos, de forma personal, la manera en que creemos que va a ser más fácil retener la información.  Pero no es lo mismo estar motivado para aprender y aprobar que estar motivado solo para superar la materia y seguir adelante.

Cuando estudiamos, empleamos métodos que se corresponden con nuestros talentos, aunque en la mayoría de las ocasiones no somos conscientes de ello. El problema surge cuando empleamos sistemas de aprendizaje erróneos (los cuales también pueden pasar desapercibidos a nuestra conciencia). Estos sistemas erróneos más que ayudarnos  entorpecen la adquisición de nuevos conocimientos. De este modo pasemos a definir cuáles son los cuatro errores que solemos cometer a la hora de estudiar:

 

error-1

 

  • Error número uno: Cuanto más mejor. Normalmente los alumnos tratan de estudiar el mayor contenido posible de una tacada, engullendo cada lección y su contenido. Sin embargo, un aprendizaje distribuido en el tiempo da lugar a mejores resultados. Por ejemplo, si estamos estudiando un idioma, es más efectivo aprender un listado de diez palabras cada día que una lista de cincuenta en una sentada.

 

  • Error número dos: Ir a piñón fijo. Muchas personas se dedican a subrayar los textos que le resultan más importantes y a repetírselos una y otra vez hasta acabar memorizándolos. Pero es la variedad la que permite fijar mejor los conocimientos a largo plazo. Por ejemplo, en lugar de repetir la lección infinidad de veces, es más productivo leer el texto, recitarlo en voz alta, escucharlo, incluso poner en práctica lo aprendido.

 

  • Error número tres: Miedo a equivocarse. Cuando tenemos miedo a parecer tontos evitamos la autoproducción, como puede pasar cuando estamos aprendiendo una nueva lengua y tratamos de expresar lo que queremos decir. Uno de los factores más comunes y que interrumpen el proceso de aprendizaje es la timidez. Es importante saber que la repetición activa de lo aprendido, aunque uno tienda a equivocarse, es especialmente efectivo.

 

  • Error número cuatro: Marcar sin pensar. Perdemos mucho tiempo tratando de almacenar numerosos datos, sin digerirlos ni desarrollarlos en profundidad. Si realmente trasladásemos lo aprendido a otros ejemplos, o los recitásemos a otras personas, conseguiríamos un aprendizaje más enriquecedor y duradero. Por ejemplo, entender una fórmula matemática es más útil que aprendérsela de memoria.

 

ESTRATEGIAS EFICACES PARA ESTUDIAR

Cuando pensamos en poder recordar bien los datos de un determinado autor que seguro sale en el examen de oposición, nos surge cierta curiosidad en saber cómo hacerlo mejor. Podríamos decir que ésta es la gran cuestión cuya respuesta todos queremos conocer. Si bien es cierto, una técnica determinada puede ser muy útil para una persona mientras que para otra, con aparentes similitudes, puede no servirle de mucho.

Esto dependerá de numerosos factores idiosincrásicos relacionados con cómo cada uno se ajusta creativamente a su método de estudio. Por ello, ¿pueden formularse reglas generales validas para todo el mundo? A esta cuestión solo le corresponde una respuesta: cada proceso de aprendizaje apenas se asemeja a otro.

En relación a los factores de personalidad hablaremos más adelante. Mientras tanto centrémonos en qué estrategias de estudio parecen ser eficaces de forma general:

 

mafalda

 

CINCO ESTRATEGIAS ÚTILES

  • Autoevaluación

Una manera segura de retener la información es expresándola de forma activa, siendo beneficioso explicarle a otra persona lo aprendido y dejarse acribillar a preguntas. Esto permitiría sacar a la luz el contenido que aún queda por aprender.

Inclusive, la autoevaluación surte efecto incluso cuando no se tiene mucho conocimiento sobre algo. La preparación mental antes de un aprendizaje, ayuda a incorporar nuevos conocimientos a los ya existentes.

  • Aprender en porciones manejables

Ir aprendiendo en dosis pequeñas proporciona un aprendizaje más duradero que »tragarse» una gran cantidad de información de una sola vez. Se debe distribuir el plan de estudio en segmentos manejables. E ir introduciendo de forma regular momentos de descanso entre cada unidad didáctica, así como fases de comprobación de lo ya aprendido.

  • Preguntarse por qué

¿Cuál es el motivo por el que la tierra gira alrededor del sol? ¿Por qué los ojos se adaptan rápidamente a la oscuridad? ¿De dónde proviene el número pi? Argumentar un dato determinado para poder reflexionarlo sin conformarse con simplemente saberlo, hace que las respuestas se fijen mejor en la memoria. De hecho, los pedagogos saben que no sirve de nada bombardear a los alumnos con respuestas prefabricadas, sino que es mejor que las infieran por sí mismos.

  • Saber lo que (aun) no se sabe

¿Qué tiene que ver este contenido nuevo con lo que ya se? ¿Me recuerda a algo? ¿Cómo encaja en mis conocimientos previos? Aquí nos estamos centrando más en el trasfondo de la información que en el mismo contenido. De este modo el alumno aprende a abrirse camino por entre la jungla de conocimientos que posee, dándose la posibilidad de que conozca lo que todavía no conoce.

  • Aprender de forma variada

Como ya hemos comentado anteriormente, estudiar con diversos métodos afina mejor el aprendizaje. Por ejemplo: leer, subrayar, anotar conceptos clave, explicar la materia a otra persona, autoexplicarse las interrelaciones de la información, etc.

 

¿Y QUE HAY DE LA PERSONALIDAD?

¿Cómo poder aprender a manejar una buena reunión de negocios o simplemente flirtear con una persona que te resulta atractiva? Parece ser que en la tranquilidad reside la virtud. Las personas que se mantienen en un estado más calmado internamente, son capaces de controlar mejor su acción. Además les permite poder exponerse de forma repetida ante la misma situación, acabando por dominarla con destreza. Esto tiene relación directa con el rendimiento en los estudios. Las personas más tranquilas se concentran más y son más eficaces.

No solo el aprendizaje parece depender del tema, la situación o la finalidad. También existen factores de la personalidad que influyen en él. Por ejemplo, las convicciones que uno tiene sobre sus propias capacidades mentales, determinan el grado de eficacia en el aprendizaje. Es decir, según nos juzguemos y autoevaluemos nuestro rendimiento, así dará sus resultados. Lo cual implica que si tenemos un bajo concepto de nuestras aptitudes de aprendizaje, esto mermará el grado de éxito. La falta de autoconfianza reduce la capacidad de retención memorística.

Por otro lado, las motivaciones intrínsecas (que surgen de dentro a fuera, como es el caso de la curiosidad) favorecen más el aprendizaje exitoso que las motivaciones extrínsecas (como pueden ser los elogios o el reconocimiento). Pero hoy en día este tema sigue estando en entredicho ya que existen estudios que avalan que el prestigio y el dinero pueden estimular el aprendizaje aunque solo sea un medio para conseguir una recompensa mayor.

¿Estudiar con música? Parece ser que las personas más extravertidas estudian mejor con música de fondo que las introvertidas. Pero cabe señalar que la sonorización tiene en su conjunto una influencia más obstaculizadora que facilitadora. Esto se debe a que la exposición constante a un efecto sonoro facilita la distracción, lo cual debilita la concentración durante el aprendizaje. De hecho, podemos enmascarar peor la música con letra que la instrumental, puesto que la primera interfiere en la información léxico-semántica del contenido a aprender.

Otros estudiantes precisan caminar, tumbarse o estar sentados mientras estudian. Existen estudios sobre cognición corporizada que afirma que la actividad motora también facilita el aprendizaje. Hablan de un efecto de precalentamiento, donde la actividad motora da lugar con frecuencia a efectos mentales al estimular el cerebro. Si bien es cierto, esta información sigue bajo estudio ya que el complejo proceso de asimilar nueva información precisa más elementos.

 

ALGUNAS REGLAS DE ORO

regladorada-1

 

 

  • Quien quiere aprender, debe elegir. Lo importante es no solo limitarse a ello, pero saber diferenciar la información relevante dentro del contenido completo, proporciona un aprendizaje exitoso. Por lo cual, saber lo que es esencial ayuda a no perderse entre infinidad de datos anecdóticos y afinar mejor la puntería sobre lo que se debe conocer sin falta. Cierto es que el aprendizaje no solo depende de saberse lo importante de la materia, sino que requiere de numerosos factores, como por ejemplo disponer del tiempo suficiente para poder estudiar.

 

  • Quien quiere aprender, debe relacionarTodo aquello que aprendemos a cada momento no se encuentra aislado de la información general que ya poseemos. Cualquier dato (de la índole que sea) se armoniza y asimila en una red básica de conocimientos adquiridos anteriormente. Así un nuevo paso de baile o una palabra en otro idioma, cuando se retiene en la memoria, es porque comparte lazos con otras informaciones relacionadas entre sí. Es importante saber que la capacidad de adquisición de nueva información no tiene fronteras fijas. Siempre estamos aprendiendo cosas nuevas a lo largo de la vida y en muchas ocasiones de forma inconsciente. Algo interesante es saber que las personas acostumbradas a estudiar son capaces de retener mejor la información debido a que tienen más conexiones establecidas a nivel neuronal. Por ello »quien más tiene, mas retiene».

 

  • Quien quiere aprender, debe olvidarSe sabe que la red neuronal es plástica, es decir, es cambiante a lo largo de la vida. Esto indica que la memoria no se rige por mecanismos rígidos de adquisición y asimilación de la información, sino más bien necesita desechar datos antiguos para poder asimilar los nuevos. Lo viejo se olvida, se reconstruye, se sustituye, se mejora, para dar paso a nuevos conocimientos más completos y recientes. Y cada vez que recuperamos dicha información, se presenta con algún cambio. Del mismo modo, aprendido no es sinónimo de recordado, por lo que si nos interesa mantener una información a largo plazo, debemos ponernos a prueba durante el aprendizaje. Esto se puede conseguir aplicando la información a la realidad, recordando bajo situaciones de estrés, practicando la concentración en otros ambientes, etc.

 

  • Quien quiere aprender, debe sentirLas emociones nos acompañan en prácticamente todos los aprendizajes que adquirimos. Si no recordamos el nombre de la ciudad a la que viajamos este verano, sentimos algo de rabia. O si nos emocionamos profundamente en el pasado con una obra de teatro, la recordaremos con claridad a lo largo de toda la vida. Una de las estrategias más efectivas en el aprendizaje es asociar los datos que estamos estudiando con sentimientos positivos. Pero entonces nos preguntamos cómo se hace esto cuando uno está estudiando Estadística II en su carrera. Pues bien, puede parecer complicado a primera vista, pero siempre existen caminos para hacer el aprendizaje agradable. Por ejemplo con juegos de pregunta-respuesta, aplicando en la práctica lo estudiado, evaluandola información con otra persona, etc. No debemos infravalorar factores como la creatividad o la diversión a la hora de estudiar.

 

estudiar-solo

 

A esto cabe añadirle que estudiar en compañía resulta más provechoso que aprenderse una lección a solas, ya que el respaldo emocional que proporciona un amigo hace más sencillo el proceso. Y a pesar de que las escuelas no potencien este método, es muy provechoso llevarlo a cabo fuera de ellas.

Por ultimo aquí os dejo un breve reportaje  de Eduardo Punset y Shlomo Breznitz que aborda aspectos tan importantes como es el ocuparnos de nuestra salud mental:

REFERENCIA BIBLIOGRAFICA

  • 2009. H. Pashler et al. Learning styles: Concepts and evidence. Psychological Science in the Public Interest, vol. 9, págs. 105-119
  • 2010. A. Owen et al. Putting brain training to the test. Nature, vol. 465, págs. 775-778
  • 2013. Dunlosky et al. Improving student´s with effective learning techniques. Psychological Science in the Public Interest, vol. 14, págs. 4-58