Hoy por hoy se ve natural esperar a que tu hijo aprenda a escribir, puesto que es una señal de un salto cualitativo en su autonomía debido a que accede a otra forma de comprensión de códigos de la cultura para manejarse, al mismo tiempo que se ve natural vestirlo, bañarlo o «hacerle los deberes´´….