¿Qué es el guión de vida y cómo influye en mis decisiones?

 

¿Qué es el guión de vida?

 

¿Por qué tomo las decisiones que tomo? ¿por qué algunas personas sienten y entienden que pueden conseguir lo que se propongan y otras no? ¿Qué les diferencia? ¿Es una cuestión de autoestima, de temperamento o de aprendizaje? Y lo más importante, si no estoy feliz con la forma que tengo de relacionarme con la vida y de vivirla, ¿puedo modificarlo?

Muchas preguntas de un alto nivel de profundidad que no resultan sencillas de solucionar con una fórmula mágica, pero a las que si podemos intentar dar respuesta. Para ello, vamos a adentrarnos en el concepto de guión de vida.

Según define el psicólogo integrativo, el Doctor Richard Erskine el guión de vida puede definirse comoun plan de vida basado en decisiones adoptadas en cualquier etapa evolutiva que inhiben la espontaneidad y limitan la flexibilidad en la resolución de problemas y en la relación con las personas”.

 

¿Cómo se forma el guión de vida?

 

El guión de vida va tomando forma desde la infancia temprana, en función de la satisfacción o no de las necesidades relacionales de las que ya hablamos en un artículo previo.

Pongamos el ejemplo de un niño pequeño que tiene una fuerte necesidad de ser consolado. El estrés y malestar que siente el niño le lleva a emitir una serie de conductas y emociones dirigidas a llamar la atención de las figuras de apego (madre, padre, abuelos…), con el propósito de que acudan en su ayuda y satisfagan la necesidad que siente en ese momento. Si esta necesidad de ser consolado no se satisface, porque las figuras de apego no están disponibles física o emocionalmente, el proceso queda incompleto. En ese punto, el niño busca una explicación/solución que le permita cerrar el proceso y satisfacer la necesidad requerida, en este caso la de ser consolado. Para ello, el niño se da una explicación a si mismo denominada cierre cognitivo con la que da por concluido el proceso. En esta auto explicación el niño puede decirse cosas como “he hecho algo mal”, “estoy solo” y/o “que yo necesite algo es molesto para los demás” entre otras muchas posibles explicaciones.

 

guión de vida

 

Por supuesto, un niño pequeño, no se lo explica de una forma tan elaborada porque aún no tiene la capacidad intelectual para hacer ese tipo de inferencias. Pero si siente emocional y corporalmente y se explica, a su modo, el por qué no se ha satisfecho su necesidad. De esta forma, se va sembrando poco a poco el germen de una serie de creencias acerca de sí mismo, de los demás y del mundo que le rodea que le llevarán a elaborar su propio guión de vida. Esa explicación que se da a sí mismo denominada decisión del guión de vida, por dolorosa que pueda resultar, le ayuda a protegerse del malestar mayor de experimentar que algunas de sus necesidades más importantes no se satisfacen por aquellos a los que quiere o de los que depende.

 

¿Cómo nos influye el guión de vida?

 

Por medio de este proceso las personas elaboramos creencias restrictivas que nos impiden el crecimiento y que nos influyen a la hora de relacionarnos con los demás, de afrontar la vida y de vivirnos a nosotros mismos. Creencias que se han grabado en nuestra psique y nuestro cuerpo como verdades absolutas y que se transforman en tensión/dolor corporal o en diálogos internos, en su mayoría inconscientes. Algunos ejemplos de estos diálogos pueden ser: “no soy capaz de hacer lo que quiero porque no soy suficientemente inteligente”, “no soy una persona digna de ser amada”, “es peligroso comunicar lo que necesito”, “los demás no son de fiar”, “los demás son más importantes que yo” “la vida es dura y triste”.

Por tanto, y dando respuesta a una de las preguntas con las que se iniciaba este artículo, podemos decir que el guión de vida con sus creencias restrictivas influye de forma clara en las decisiones que tomamos y en cómo afrontamos la vida. Ya que si en mi guión de vida está la creencia de que nunca consigo lo que quiero, es muy improbable que emprenda acciones para alcanzar una meta. De la misma manera, si en mi guión está la creencia de que los demás no están disponibles emocionalmente para mi, será muy probable que me cierre en mi mismo y que no pida ayuda. La trampa y el verdadero poder de estas creencias reside en el hecho de que la persona no suele ponerlas en cuestión. La creencia absoluta de las mismas, vivida casi como algo innato de la persona, hace que se experimenten vivencias congruentes con dichas creencias una y otra vez, de forma que cobran cada vez más fuerza.

 

¿Se puede cambiar el guión de vida?

 

guión de vida

 

Entonces, ¿qué hacer? ¿cómo romper este círculo de infelicidad?. Simplemente decir que no. Negarse a aceptar esas emociones negativas que nos llevan a sentirnos incapaces o infelices. Negarse a aceptar que hay cosas que son así y que hay que aguantarse. Iniciar un proceso de conocimiento personal, con un/una buen/buena profesional que nos ayude a curar nuestro guión de vida entendiendo de dónde proceden esas creencias, esas emociones y esas tensiones corporales, dándoles espacio para poder expresarse y encontrando nuevas formas más saludables de satisfacerlas. Y, también, siendo conscientes de que la cura del guión es un proceso que requiere tiempo, que puede que se reactive en momentos de presión o estrés, pero que puede modificarse haciéndonos así más libres y felices. Tal como expresa en Dr. Erskine la cura del guión de vida supone la creencia, y los sentimientos asociados de bienestar, de que no importa lo que me suceda, no importa lo mal que esté la situación, voy a aprender y a crecer con la experiencia”.

 

guión de vida

 

Referencia bibliográfica:

  • Transactional Analysis Journal, Volume 10, Number 2, April 1980, pp. 102-106

Fuente: