Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) de Steve Hayes

La Terapia de Aceptación y Compromiso o ACT (por sus siglas en inglés: Acceptance and Commitment Therapy), es uno de los planteamientos surgidos en los últimos años que ha experimentado un mayor desarrollo y que cuenta con una mayor evidencia empírica.

Encuadrada dentro de las nuevas terapias de la conducta, emerge como un modelo de trabajo contextual, que recoge elementos de muy diversos enfoques, desde la terapia cognitiva, pasando por el mindfulness, como caracteriza a las terapias de tercera generación. Desarrollada en primer momento por Steve Hayes en Estados Unidos, ha demostrado ser eficaz para diversos trastornos, desde la depresión, pasando por los trastornos de ansiedad, y se muestra especialmente útil en el tratamiento de enfermedades ligadas a dolor crónico.

Una breve introduccióna a las terapias de la «Tercera Ola»

Antes de explicar qué es eso de La Terapia de Aceptación y Compromiso, me parece recomendable explicar brevemente el marco en el que surge dentro de la histora de la psicología.

Cuando decimos  «Terapias de la tercera ola«, o de «tercera generación«, estamos hablando de un nuevo grupo de terapias que surgen en el mismo momento, y que comparten perspectivas similares. Del mismo modo que las terapias de segunda generación, las terapias cognitivas, bebieron  de la teoría conductista, las nuevas terapias de las que hablo han nacido de la tradición de la Teoría Cognitivo Conductual.

Se caracterizan poque en vez de centrarse en el contenido de los pensamientos, su frecuencia o intensidad ponen el foco en el contexto y en la función que los eventos psicológicos como pensamientos o emociones tienen para cada persona. Por ello en los últimos años el término «Terapias Contextuales Cognitivo-Conductuales» va ganando terreno frente al de Terapias de Tercera Generación.

.

Terapias Tercera Generación

 

Tal y como dice Steve Hayes, padre de ACT, las terapias de tercera generación

 «tienden a buscar la construcción de repertorios amplios, flexibles y efectivos en lugar de tender a la eliminación de los problemas claramente definidos, resaltando cuestiones que son relevantes tanto para el clínico como para el cliente. La tercera ola reformula y sintetiza las generaciones previas de las terapia cognitivas y conductuales y las conduce hacia cuestiones, asuntos y dominios previa y principalmente dirigidos por otras tradiciones, a la espera de mejorar tanto la comprensión como los resultados.»

ACT, Steve Hayes y el nacimiento de una nueva teoría

Ha ocurrido en muchas otras ocasiones, que a raíz de un intenso sufrimiento han nacido teorías que cambiarían el desarrollo de la psicología. Ocurrió con Milton Erickson, quien tuvo un largo historial de problemas médicos a lo largo de su vida; Aaron  Beck y su difícil infancia, etc. En el caso que nos ocupa fueron los ataques de pánico sufridos a partir de 1978 los que llevaron a Steve Hayes a desarrollar una de las teorías que más interés ha despertado en los últimos años: la Terapia de Aceptación y Compromiso, o ACT.

Tal y como cuanta en la charla de TED que podéis ver a continuación, cuando comenzó a «sufrir» los ataques de pánico hizo lo que su mente racional le pidió que hiciera: luchar contra ellos; negarlos; esconderse de ellos. Pero los ataques continuaron cada vez con mayor intensidad y dolor, hasta que cambió el enfoque con el que se enfrentaba a ellos. En lugar de huir del dolor, «lo experimentó». Y es que uno de los pilares de su teoría es precisamente: la aceptación del dolor como un aspecto natural de la experiencia humana. Una vez que hizo su promesa «no volveré a huir de mi mismo» fue cuando pudo comenzar a avanzar.

.

 

Cuando Hayes comenzó a sufrir sus ataques de ansiedad la TCC era la teoría de referencia. Lo que le hubieran pedido hacer, sería intentar atacar y sustituir sus pensamientos y creencias negativas por otros más adaptativos y realistas. Pero se dió cuenta de que eso no funcionaba para él, y se propuso hacer algo diferente: no cambiar el contenido de sus pensamientos, sino cambiar la manera en la que se relacionaba con ellos, de manera que no controlaran sus actos.

De manera muy simple, si por ejemplo un chico acude a terapia porque piensa «todas las chicas me encuentran desagradable», desde un acercamiento cognitivo-conductual, se cuestionaría este pensamiento incapacitante: ¿de verdad que TODAS las veces que has hablado con una chica le has parecido desagradable? ¿No puede ser que a veces haya sido así, y a veces no?  Lo que Hayes plantea es cambiar la manera en la que nos relacionamos con esos pensamientos a través de prácticas inspiradas en la meditación, que nos permitan observar los pensamientos como algo que ocurre fuera de nosotros, sin enredarnos en ellos. 

ACT intenta quitarle poder a los pensamientos.

Pensamientos

Otro aspecto interesante de la terapia es que considera que muchos de los trastornos psicológicos provienen del esfuerzo por reducir su intensidad. La persona que sufre un trastorno psicológico experimentará lo que se denomina en psicología evitación experiencial (podrá su empeño en huir del dolor). La evitación se mantiene principalmente por dos motivos. En un primer momento porque cualquier conducta que llevemos a cabo para huir del dolor, y que consiga distanciarnos de él en quedará reforzada (por ejemplo alguien que sufre agorafobia y evita salir al exterior. Quedarse en casa le proporciona alivio, así que no sale, pero esto no hace más que agravar el problema). Una segunda variable es de carácter sociocultural, y tiene que ver con las creencias transmitidas a través del lenguaje. Por ejemplo alguien que atraviesa una depresión, probablemente se enfrentará a personas que le digan cosas del tipo: «tienes que centrarte en las cosas buenas de la vida«, «debes intentar no pensar en cosas tristes«, sobre todo en una sociedad como la nuestra que tiende a barrer debajo de la alfombra las emociones «feas» como nos contaba Enrique en su post «La dictadura de la Felicidad«.

 

ACT: aspectos fundamentales de la teoría

Son 6 los pilares sobre los que se cimienta la terapia:

Aceptación

La aceptación comienza con el reconocimiento como algo propio y normal del malestar, las emociones negativas o los sentimientos que nos resultan desagradables. Se trata de no huir o enmascarar la realidad por dolorosa que sea. La principal meta de ACT es entender que nuestra vida es significativa y valiosa aun cuando suframos.

Defusión cognitiva (en contraposición a la fusión cognitiva)

Supone desactivar el poder del lenguaje, de los pensamientos y demás cogniciones. Por ejemplo, una persona que tiene problemas en el trabajo «soy un inútil» y este pensamiento podría llegar a dominar su vida y sus relaciones causándole un intenso malestar. ACT trata de hacer entender a los pacientes que los pensamientos sólo son pensamientos, y en ningún caso son hechos. Entenderlos así nos aporta una gran liberación, al no estar sujetos a leyes autoimpuestas que con formas monstruosas guian nuestras decisiones.

.

 Pensamientos

Yo en perpectiva

Íntimamente relacionado con la defusión cognitiva, sería el siguiente paso. Una vez comprendemos que no somos lo que pensamos, o lo que sentimos, supone vernos a nosotros mismos como observadores de nuestra existencia, sea agradable o desagradable. Todas las cosas que sentimos, el miedo, el dolor, la ira, la felicidad, etc, son aspectos periféricos de nosotros mismos, pero en ningún caso nuestra esencia.

Momento presente

Lleva implícito un esfuerzo por experimentar lo que nos ocurre, en contraposición a la explicada anteriormente evitación experiencial. En la terapia se distinguirían cuatro pasos:

  • Notar la presencia de un malestar.
  • Identificarla con una etiqueta verbal.
  • Dejarlo estar observando desde la distancia.
  • Entrar en contacto con ella, dispuesto a experimentar la experiencia tal cual es.

 Identificación con valores

Una de las patas más importantes de ACT es averiguar ¿qué persona quieres llegar a ser? ¿qué es significativo para nosotros? Si bien en las terapias conductuales tradicionales el objetivo de la misma era la eliminación del malestar, de los pensamientos negativos, las emociones incapacitantes… en ACT se hace necesario esteblecer un objetivo vital que surje después de aceptar e integrar el sufrimiento. Cuando alguien sufre un trastorno psicológico es frecuente que sienta que ha perdido las riendas de su vida, y la terapia debe conseguir que se vuelva a hacer cargo de la misma, eligiendo el rumbo que quiere seguir.

Compromiso de acción

Como se puede adelantar, este no es un trabajo sencillo. Requiere adentrarse de lleno en el dolor, y esto solo podrá hecerse si existe un fuerte compromiso por parte de la persona de que así sea.

ACT: evidencia empírica

La Terapia de Aceptación y Compromiso ha sido utlizada para tratar muy diversos trastornos, desde la depresión, pasando por adicciones, trastornos de ansiedad, psicosis etc. teniéndo los mismos resultados que la TCC.  Se postula como una de las alternativas más interesantes a la hora de abordar el dolor crónico. Al tratarse de enfermedades crónicas, es la aceptación del sufrimiento lo que permite reducir el impacto que éste tiene sobre la vida del paciente.

Al ser una terapia que nace de la tradición conductual, resulta un poco difícil saber qué parte de la misma es la responsable de su éxito. La TCC intenta actuar sobre la frecuencia de las cogniciones negativas, mientras que con la ACT se ataca directamente su credibilidad. De este modo el lenguaje pierde su literalidad lo que podría explicar por qué funciona en casos de psicosis, ya que las alucinaciones perderían credibilidad.

Otros trabajos han mostrado que es la flexibilidad psicológica que promueve esta terapia, entendida como la capacidad para estar abierto a las experiencias presentes, adaptando nuestra conducta en función de nuestros valores personales, lo que favorece el éxito terapéutico.

Fuentes:

  • Entrevista: The Third Wave of Therapy, publicada en la revista Time, febrero de 2006.
  • Lecciones de Terapia de Conducta. Vallejo Pareja, Miguel Ángel ; Comeche Moreno, María Isabel. Ediciones Dykinson. 2 edición del 2016.